El vicepresidente de Sonami, Diego Hernández destacó que es una medida imprescindible para el desarrollo del potencial minero entre las regiones IV y la VI, incluyendo la Metropolitana.
El vicepresidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Diego Hernández, considera que la opción de depositar en el fondo marino los desechos de la minería, conocidos como relaves, se debe abordar desde una mirada técnica, destacando que es una medida imprescindible para el desarrollo del potencial minero entre las regiones IV y la VI, incluyendo la Metropolitana.
En el marco de su presentación ante la comisión de Medioambiente y Bienes Nacionales del Senado donde se discute el proyecto que prohíbe los desechos mineros en el mar, Hernández solicitó que se realicen estudios técnicos con la participación de todos los actores, que permitan reflejar el real impacto que tendría esta medida. Esto porque tal acción es clave para el desarrollo minero de los próximos 35 años. Hoy la zona central presenta escasas alternativas en tierra para los desperdicios del potencial minero existente y que concentra el 50% de los recursos de cobre del país, consigna Diario Financiero.
""Es indispensable el desarrollo de un programa científico del más alto nivel, que permita a todos los sectores interesados conocer y formarse una opinión respecto de la viabilidad de la disposición de relaves mineros en el mar profundo y bajo qué condiciones esto podría ser posible"", precisó el ejecutivo.
El vicepresidente de la Sonami detalló que los ingresos del fisco provenientes de la explotación de este mineral ascenderían a USD 165 mil millones, considerando como base el promedio aportado por la minería en la década 2004-2013, esto es 2,5 veces el PIB chileno en 2014.
El gerente de medioambiente de Sonami Carlos Gajardo, afirmó que es necesario abordar esta temática desde una mirada país ya que de ello depende el desarrollo de la minería. ""No tenemos más tierra, lo que no debiera hacerse es sacrificar de antemano posibilidades de desarrollo de este país sin una base científica, que diga en realidad que esto no se puede echar al mar y tampoco hay lugares donde echarlo y por tanto, no vamos a poder desarrollar la minería de la zona central"", explicó al matutino.
Opositores a la iniciativa
Uno de los sectores que no está de acuerdo con esta alternativa es el pesquero, ya que aseguran que botar los residuos en el mar traería efectos dañinos para el recurso y las especies marinas.
El presidente de la Sociedad Nacional de Pesca Francisco Orrego, rechazó que se vea al mar como una alternativa para el depósito de estos desechos. ""Este es un tema de la mayor relevancia para el sector pesquero industrial y artesanal, pues las eventuales consecuencias negativas de estos vertimientos nos afectan a todos por igual. Aunque reconocemos la importancia de la minería para el desarrollo del país, como gremio estamos absolutamente en contra de la existencia de relaves mineros porque sus consecuencias son irreversibles"", precisó a Diario Financiero.
Por su parte, el subsecretario de Pesca Raúl Súnico también rechazó esta opción. Ante la comisión del Senado aseguró que el gobierno no impulsará este debate en organismos internacionales. Esto porque desde el gobierno anterior Chile lidera un trabajo en el marco del Protocolo y Convenio de Londres y la Organización Marítima Internacional (OMI) para recopilar información de los impactos de los relaves en el mar.
""Es inoportuno liderar este tipo de grupos toda vez que Chile se encuentra en medio de una discusión. Por lo mismo, este gobierno ha tomado la decisión de dejar dicha coordinación en la próxima reunión de la OMI de octubre"", dijo.
Para Alex Muñoz, director ejecutivo de la ONG Oceana, el proyecto de ley es clave para evitar que las mineras ocupen el mar como un depósito. ""Sabemos que están mirando al mar para arrojar los relaves en el futuro y esto se debe a que las grandes reservas de cobre están ubicadas en la zona central, donde ya no queda espacio para poner relaves en tierra y hay una alta conflictividad con las comunidades. Por eso, hemos impulsado este proyecto (para prohibir los desechos) porque traería graves consecuencias para el ecosistema marino, la pesca artesanal e industrial y la salud de las personas"", señaló.
Fuente: Portal Minero