Paralizar a la minería durante el periodo de contingencia desataría un efecto dominó en la economía por su impacto en la mayor parte de las industrias que no tendrán insumos para sus procesos productivos.

Empresarios y líderes sindicales del sector minero se manifestaron preocupados por la indefinición del Gobierno Federal al no considerar a esa industria como esencial ya que estarían obligados a parar sus actividades por la contingencia del COVID-19.

Miembros del sector argumentaron la prevención sobre la falta de materias primas, como son minerales y metales, en las ramas de equipos médicos, acerero, construcción, bienes de capital, metal mecánica, aeroespacial, telecomunicaciones, automotriz, naviero y petrolero, por mencionar los más importantes, de acuerdo a representantes de estos mismos sectores.

Para Fernando Alanís, presidente de la Cámara Minera de México (Camimex), el hecho de no definir a ese sector como esencial no sólo afectaría económicamente a miles de trabajadores, también impactaría a la economía de 656 comunidades en donde opera y donde además proveen servicios básicos de salud.

En tanto, el subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía, Francisco Quiroga, ha enfatizado que la minería es el primer eslabón de varias cadenas productivas globales que serán esenciales en esta crisis: primero durante la contingencia, para la construcción de hospitales y entrega de instrumentos médicos, transporte y medicamentos y, después, para mantener el comercio.

Lo que es peor aún, en los 25 estados en donde opera la minería es la única fuente de trabajo en muchas zonas apartadas en donde se dejaría sin empleo a quienes no tienen sustento económico, alertó Ismael Leija, líder del Sindicato Democrático Minero.

Ante esto, la noche del jueves se dio a conocer el [acuerdo final ante esta pandemia entre gobierno federal y sector minero]((http://outletminero.org/mineras-deben-garantizar-medidas-para-trabajar-tello/), consistente en que las empresas de esa industria que quieran trabajar durante la cuarentena deberán enviar una solicitud a la Secretaría de Salud federal, para que puedan estar en funcionamiento.

Fuente: El Heraldo y NTR