El Sindicato Nacional Democrático Minero pidió a la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, piso parejo para todos los obreros del país y se respete su decisión de cambiar de organización que los represente, señaló Ismael Leija Escalante, al anunciar que 10 sindicatos disputan en 2020 contratos colectivos a la agrupación controlada por Napoleón Gómez Urrutia y su familia.

Comentó que los recuentos para que los obreros determinen libremente a que sindicato quieren pertenecer se interrumpieron por la pandemia sanitaria, pero se reanudarán en cuanto se normalice totalmente la operación de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que ya reinició actividades.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

Puntualizó que por medio de las organizaciones de la Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos de México (UNASIM),a la que pertenece el Sindicato Democrático, los obreros solicitaron a las autoridades laborales la realización de recuentos para abandonar a la vieja asociación napista.

Respecto a la necesidad de que se respete la decisión de los obreros, afirmó que “hemos conversado con la secretaria del Trabajo y así va a ser. Si queremos que México se transforme con la reforma laboral, vamos a aplicarla al 100 por ciento y las cosas cambiarán para los mineros”.

El líder del Sindicato Nacional Democrático Minero dio a conocer que esa organización presentó solicitudes de recuento, ante la exigencia e inconformidad de los obreros que desean separarse del control del clan Gómez Urrutia.

“Con la ley en la mano le quitaremos a Napoleón y a su familia el control sobre los obreros, porque no es posible que para ellos los obreros sean un negocio privado, en donde está metido un personaje que nunca fue trabajador, además de su esposa y sus hijos”, aseguró.

Planteó que las 10 organizaciones integrantes de la UNASIM, que agrupa a 100 mil obreros, librarán una batalla legal contra Gómez Urrutia, que ganarán, porque el descontento de los trabajadores es evidente.

Mencionó que, tan sólo, el Sindicato Nacional Democrático Minero, que dirige, tiene interpuestas demandas de titularidad en cinco secciones en Coahuila y una en Chihuahua.

“Los trabajadores decidieron solicitar recuentos por medio del Sindicato Nacional Democrático Minero, pues da vergüenza que alguien que se dice obrero, pero que nunca lo ha sido, como Gómez Urrutia, haya dirigido una organización gremial por más de 12 años a muchos kilómetros de distancia, desde Vancouver, Canadá, a donde huyó”, agregó.

Napoleón “dirigió” su sindicato por medio de pantallas de televisión, de internet y de llamadas telefónicas y ahora de manera desesperada ha creado una supuesta confederación internacional de trabajadores, porque su membresía es cada vez más pobre y aumenta la desbandada de su sindicato, controlado por la familia Gómez Urrutia, enfatizó.

Leija Escalante expuso que tan sólo entre 2016 y 2017, el sindicato de Gómez Urrutia perdió tres recuentos sindicales que le costó la desafiliación de 8 mil trabajadores que se salieron de su agrupación para irse con el Sindicato Nacional Minero Democrático, que cuenta con 14 mil obreros, que dejaron de pagar cuotas al napismo.

A esos trabajadores, Napoleón nunca les pagó estímulos laborales por 16 millones de pesos que debió entregarles y que quedaron en las cuentas bancarias del ahora senador de Morena, comentó.

Fuente: Enlace con prensa

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera