La historia del oro en México

share on:
La historia del oro en México

La historia de la minería en México se remonta miles de años a los mayas y aztecas que construyeron civilizaciones complejas. Estas civilizaciones usaron una variedad de metales en su cultura, incluyendo el oro y la plata. Durante la dominación española que duró de 1521 a 1821, la exploración y la minería en México avanzaron hasta el nivel comercial.

La historia comercial de la minería en México se remonta al menos a más de 500 años. Hoy en día, México sigue siendo uno de los mayores productores mundiales de varios minerales. Es conocido como un destino importante para las empresas que buscan la exploración de minerales. La minería no comercial precedió a la llegada de los españoles. Las poblaciones precolombinas tenían oro, plata y otros metales preciosos. Más tarde, en nombre de España, Hernán Cortés llegó a las Américas, incluyendo México, en 1521. Durante la conquista española, los habitantes originales de los territorios de México fueron introducidos a la fuerza en un mundo y mercado económico desconocido. La explotación de los metales estableció una jerarquía entre los conquistadores españoles y las poblaciones nativas, lo que también resultó en una mezcla de indígenas, españoles y mexicanos.

La minería colonial comenzó cuando las técnicas europeas de producción se introdujeron en el "Nuevo Mundo" para satisfacer la insaciable demanda europea de metales. En cuestión de años, el oro comenzó a salir de las minas mexicanas para caer en el tesoro español. Durante los siguientes 300 años de dominio español, muchos otros minerales fueron extraídos del suelo, como el cobre, la plata, el carbón, el plomo y el hierro. Los depósitos rocosos del gran sistema de vetas de oro de la Veta Madre en Guanajuato fueron descubiertos en el año 1550 y desenterrados casi inmediatamente después de que El Oro, ubicado cerca de la Ciudad de México, uno de los distritos auríferos más importantes, fue descubierto en 1521, y minado constantemente con algunas interrupciones por 400 años. Durante este período se extrajeron más de 5 millones de onzas de oro.

Desde finales del siglo XVI hasta la década de 1870, la plata era la principal exportación de México, que representaba más del 70 por ciento del total de las exportaciones. Durante este período temprano de la minería en Centroamérica, las técnicas mineras eran muy precarias y equivalían a mano de obra esclava en muchos casos. Los mineros se enfrentaron a varios problemas peligrosos como: Túneles estrechos, escaleras y soportes de madera, herramientas de uso limitado que constituían trabajos muy duros, inundaciones subterráneas, sistemas de ventilación inadecuados y lo que equivalía a un entorno de trabajo generalmente inseguro.

Las semillas de la modernización económica comenzaron a colocarse bajo la República restaurada (1867-76). El presidente Benito Juárez (1857-72) buscó atraer capital extranjero para financiar la modernización económica de México. Su gobierno revisó la estructura tributaria y arancelaria para revitalizar la industria minera y mejoró la infraestructura de transporte y comunicaciones para permitir el desarrollo y la producción de los recursos naturales del país. A finales del siglo XIX la industria minera en México se expandió.

La inversión extranjera se apresuró a aprovechar los nuevos climas políticos y económicos. En 1884 y 1892 se reformó la ley minera mexicana, integrando códigos liberales que modificaron el antiguo código minero español otorgando la concesión de la propiedad del subsuelo (derechos minerales) a los terratenientes. Las consecuencias de estos cambios rompieron el antiguo dominio de los españoles y los propietarios mineros europeos, permitiendo que nuevas empresas norteamericanas comenzaran a formarse en México. Esto resucitó la minería y también creó el descubrimiento de los principales campos de petróleo. Aumentaron las exportaciones y el ingreso nacional.

Bajo el régimen del presidente Porfirio Díaz, con la propiedad del subsuelo ahora permitida, varias concesiones mineras de ciertas minas ubicadas dentro de la Sierra de Peñoles en el Estado de Durango dieron como resultado la fundación de la Compañía Minera de Peñoles en 1887.

La revolución de 1910 allanó el camino para la nueva Constitución mexicana promulgada en 1917, que incluía el artículo 27 que permitía a México recuperar el control directo de los recursos minerales.

Más tarde, en 1934, el gobierno limitó el tamaño de las concesiones mineras, promovió la formación de cooperativas y creó la Comisión de Fomento Minero.

Como resultado de esta reforma, la consolidación de la minería en México continuó con varios industriales mexicanos como Raúl Bailleres y Jorge Larrea, adquiriendo la mayoría de las acciones de accionistas de Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania, formando lo que hoy se conoce como Industrias Peñoles y Grupo México.

Los cambios legislativos al Artículo 27 se produjeron de nuevo en febrero de 1961 con la promulgación de la Constitución sobre Exploración y Tratamiento de Recursos Minerales, que efectivamente nacionalizó la industria minera estipulando un mínimo obligatorio del 51% de propiedad mexicana de proyectos mineros. Tales regulaciones obligaron a los inversionistas extranjeros a vender sus intereses mineros o re-incorporarse como empresas mexicanas.

El mandato del presidente Luis Echeverría Álvarez a principios de los años setenta estuvo marcado por la inestabilidad económica y la inestabilidad política. Su sucesor, el presidente José López Portillo, explotó nuevas reservas de petróleo que entraron en México en un período de prosperidad económica. Sin embargo, la caída del mercado mundial del petróleo a principios de los años ochenta, sumió a México en una grave crisis económica. En 1982, la economía de México estaba al borde del colapso. El gobierno impuso grandes medidas de austeridad y en 1985 firmó con los acreedores extranjeros la primera etapa de un plan de reestructuración de deuda de 14 años. En septiembre de 1985, la economía mexicana sufrió un retroceso adicional cuando los terremotos dañaron severamente la capital, matando y dañando a miles de personas. Aunque la inflación se aceleró y la deuda externa creció, las perspectivas económicas comenzaron a brillar nuevamente a medida que los precios del petróleo comenzaron a recuperarse en 1987.

A medida que el precio del oro en México continúa avanzando, se pueden observar distintas y nuevas compañías mineras que trabajan en México, lo cual es bastante favorable para la minería mexicana. Si bien hay muchas áreas alrededor del mundo que llaman la atención cuando se trata de encontrar un importante depósito económico de metales preciosos, México es, en mi opinión, simplemente uno de los mejores lugares para que los inversionistas pongan su dinero.

Hoy en día, usando la tecnología moderna de la geoquímica, la geofísica y las investigaciones magnéticas aerotransportadas en las viejas áreas mineras españolas, la industria mineral del país es más fuerte que nunca.

Se puede observar en el gráfico distribuido por el sitio GoldBroker, el gran crecimiento en el precio del oro en México en los últimos años.

alt

Los principales distritos mineros de México son Chihuahua, Sonora, Coahuila, Baja California Sur, San Luis Potosí, Durango y Guanajuato. Aunque México es conocido por su plata, y sus grandes depósitos de oro, existen rumores de que se descubrirán en México durante los próximos 5 años, más y nuevos depósitos. Basta con considerar la mina La Herradura.

La Herradura es el productor de oro más barato de Newmont - comenzó como un depósito de tres millones de onzas. Ahora son seis millones de onzas - y continúa creciendo. Creo que vamos a ver otros importantes descubrimientos de este tipo como el aumento de los precios del oro en México que darán lugar a los mineros a ampliar sus presupuestos de exploración.

Debido a su clima político estable y un gobierno que fomenta el desarrollo de la industria de recursos, cada vez más compañías de exploración están encontrando en México un lugar altamente deseable para hacer negocios. La perforación se puede realizar durante todo el año, y hay una amplia oferta de personas con experiencia en la minería en la mayoría de las áreas.

México ahora representa casi el 20% de la producción mundial de plata, lo que la convierte en el principal productor mundial.

Hasta la fecha se han producido más de 10 mil millones de onzas de plata, con México produciendo más de 100 millones de onzas al año.

La mayoría de las minas mexicanas que han entrado en producción en los últimos años lo han hecho a costos significativamente más bajos de lo que usted ve en otras partes del mundo y eso hace de México un gran lugar para hacer negocios, tanto para para invertir en oro como para su extracción desde el punto de vista de costos.

Administrativamente, trabajar en México es mucho más fácil para los ejecutivos de la minería que tienen su sede fuera de Canadá y/o Estados Unidos por varias razones, ya que, además de que el precio del peso mexicano a comparacion de otras monedas como el Dólar o el Euro es muy barato, el hecho de que México es relativamente cercano para estos ejecutivos en comparación con proyectos en China, África o América del Sur; También es fácil acceder a la mayoría de los sitios mineros desde la Ciudad de México.

Fuente: es.dailyforex.com

Editorial

Read more posts by this author.