En noviembre del 2021, casi al cierre del año, la actividad industrial en México registró un retroceso de 0.1% en comparación con el mes previo. Estos resultados reafirman la tendencia de estancamiento que el sector mantuvo durante todo el año.

Al cierre del 2021, el nivel de actividad industrial en México sostiene una tendencia de estancamiento, que ha sostenido prácticamente durante todo el año. Las presiones en las cadenas globales de suministro y la escasez de insumos continúan impactando negativamente a la industria nacional.

Durante noviembre del 2021, el Indicador Mensual de la Actividad Económica registró un retroceso de 0.1% respecto del mes previo, según cifras desestacionalizadas del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Por su parte, en su comparación interanual registó un modesto incremento de 0.7%, lo que refleja que el nivel de actividad industrial se mantiene apenas por encima de los registros del 2020, el año donde se paralizó gran parte de la operación.

En este penúltimo mes del año, la minería fue el único sector que registró avances. La actividad industrial en este rubro creció 0.4% respecto del mes previo. La actividad en la industria manufacturera se mantuvo sin movimientos.

La construcción y la industria eléctrica, de gas y agua registraron caídas de 0.6 y 1.2% respectivamente.

Aunque las proyecciones para este 2021 apuntaban a una recuperación importante, después de la caída inédita que enfrentó la industria, las presiones externas e internas han frenado el dinamismo de reactivación en este sector.

Fuente: eleconomista.com.mx