A partir del próximo 18 de mayo, el 72 por ciento de las operaciones mineras en el País ubicadas en municipios que no han sido afectados por el Covid-19 reanudarían actividades.

Luego de que el Ejecutivo anunciara que se retomarán paulatinamente las actividades productivas y avalada por la Secretaría de Salud, la minería operará de nueva cuenta con protocolos preventivos reforzados.

"Los detalles para la reactivación de actividades serán definidos por la Secretaría de Salud, las operaciones con mayor impacto económico y social y menos riesgo sanitario determinarán las zonas (de reapertura)", comentó Francisco Quiroga, Subsecretario de Minería.

Señaló que el grueso de las minas nacionales podrán volver a operar, pues ese 72 por ciento localizado en zonas fuera de riesgo representa el 85 por ciento de la producción.

Tras mes y medio de suspensión de actividad a nivel nacional, no se ha reportado algún desabasto de materia prima proveniente de la minería por parte de las diferentes industrias de la cadena de producción que dependen de ésta, aseguró.

"Todas las industrias han mostrado interés por la suficiencia de minerales, como la automotriz que depende del acero y su producción no es competitiva si no tienen materia prima, o la gran preocupación por la fluorita, que se produce en San Luis Potosí, y se utiliza como componente químico para los inhaladores; clientes industriales alertaron a las autoridades sobre la importancia del insumo para la industria farmacéutica", ejemplificó.

Para retomar labores se reducirán las actividades no esenciales, los trabajos administrativos continuarán de forma remota, los transportes para trabajadores circularán a un tercio de su capacidad, se tomará la temperatura a la entrada, se procurará la sana distancia en las estaciones de trabajo, los horarios de comida serán escalonados y, aún al implicar una afectación en las operaciones, la infraestructura en general de las minas funcionará a mitad de su capacidad.

Si bien no se tiene un registro de empresas en riesgo de quiebra, existe una preocupación por las posibilidades de recuperación, en especial, de pequeñas y medianas unidades mineras, pues su liquidez se vio mermada, a lo que la Subsecretaría respondió con la disposición de esquemas de financiamiento para solventar el capital de trabajo de éstas.

Fuente: El Norte