El gobierno federal canadiense emitió el 2 de abril una guía no vinculante con una lista de servicios y funciones en 10 sectores de infraestructura críticos, que incluyen, entre otros, manufactura, energía, tecnologías de información y comunicación, minería, defensa, salud, alimentos y transporte.

Public Safety Canada ha desarrollado un conjunto de funciones consideradas esenciales en el contexto de la pandemia del Covid-19 para ayudar a las provincias/territorios, las comunidades indígenas y los municipios a proteger a sus comunidades mientras mantienen la operación confiable de servicios y funciones de infraestructura crítica para garantizar la salud, seguridad y bienestar económico de la población.

Este conjunto de servicios y funciones esenciales se desarrolló en consulta con representantes de la industria.

Como muchas organizaciones están determinando qué servicios y funciones son esenciales para la continuidad de las operaciones y la respuesta a incidentes, Public Safety Canada ha compilado una lista no exhaustiva para apoyar este esfuerzo y ayudar a permitir el movimiento de trabajadores de infraestructura críticos dentro y entre jurisdicciones. Estos servicios y funciones esenciales son de naturaleza consultiva y la guía no es, ni debe considerarse, como una directiva o estándar federal.

Aunque cada país tiene sus propias particularidades, las acciones de Canadá pueden servir como referente en el contexto de que presidentes y altos directivos de 327 empresas manufactureras de Estados Unidos pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador no cerrar fábricas en México que proveen insumos y productos relacionados con la atención médica contra el Covid-19.

A diferencia de lo que sucede en Canadá, en México sectores como el de minería no fue considerado como esencial y sus operaciones están detenidas.

Como críticos, Canadá consideró a los trabajadores necesarios para la fabricación de insumos, materiales y productos necesarios para dispositivos médicos y cadenas de suministro de medicamentos, transporte, transporte marítimo, energía, comunicaciones, aeroespacial, construcción naval, alimentación y agricultura, fabricación de productos químicos, instalaciones nucleares, saneamiento, tratamiento de aguas y aguas residuales, billetes, servicios de emergencia y defensa y seguridad.

También a trabajadores que apoyan la cadena de suministro de distribución de metales, incluyendo fabricación de metales, fundición de metales, piezas y mecanizado, así como a trabajadores de la minería y la silvicultura, incluidos los trabajadores de minas abandonadas.

Tanto en Estados Unidos como en Canadá, el brote del Covid-19 inició antes que en México y se espera que ambos países desarrollados reinicien sus actividades económicas y sociales antes, por lo que en un periodo de tiempo será difícil coordinar a las cadenas regionales de valor de sectores completos.

Canadá incluyó, asimismo, a trabajadores necesarios para la fabricación, mantenimiento y servicio en los sectores de defensa y aeroespacial, y para el mantenimiento, reparación y revisión de aeronaves y barcos.

Por último, están en la lista las empresas que aseguran la continuidad global del suministro de productos y materiales mineros y minerales, y que apoyan las cadenas de suministro en Canadá, incluidas las operaciones mineras y las operaciones metalúrgicas; exploración y desarrollo de minerales; suministro y servicios que apoyan las cadenas de suministro en la industria minera, incluido el mantenimiento de operaciones, salud y seguridad.

Fuente: El Economista