El cerco sanitario de San Julián, instalado en Parral, inició la revisión a personas que viajan a Guadalupe y Calvo en los trasportes colectivos del mismo nombre, con el propósito de apoyar en las medidas de prevención del COVID-19.

El cerco se instaló en el lugar conocido como el Granillo con el fin de que los trabajadores de la mina se sometan a una revisión en cada periodo antes de subir a laborar a las instalaciones de la minera Fresnillo PLC en San Julián.

Por lo que, en pláticas de la empresa minera con el presidente municipal, Ing. Noel Chávez y propietarios de los trasportes Guadalupe y Calvo se acordó el apoyo con las revisiones del cerco sanitario.

Es de resaltar que los trasportes Guadalupe y Calvo disminuyeron sus rutas a solamente una diaria con un copo limitado no mayor de 25 personas quienes pueden viajar uno por asiento y con cubrebocas.

El cerco sanitario de la mina instalado en el Granillo cuenta con médicos generales, equipados con trajes antivirales, cubrebocas, gafas protectoras y guantes de látex, por lo que esta infraestructura es benéfica ahora también para las personas que viajan a Guadalupe y Calvo en los trasportes colectivos.