Los recursos hídricos juegan un papel fundamental en la actividad minera, actualmente el agua continúa creciendo en importancia en las agendas de las comunidades y las ONG, convirtiéndose en el principal tema de convocatoria para los movimientos sociales de base territorial.

En este sentido la minería así como otro tipo de industrias reconocen la importancia de una adecuada gestión del agua y su responsabilidad de implementar acciones que garanticen la sustentabilidad a corto, mediano y largo plazo tanto de sus operaciones como de las comunidades aledañas a las mismas.

Bajo esta idea de trabajo de las empresas y con motivo del Día Internacional del Agua, OultetMinero realizó una entrevista a la Ing. Perla Illiana Ocampo, experta en sostenibilidad, medio ambiente y utilización de este elemento vital.

Cuéntanos ¿Consideras que en México existe un uso sostenible del agua como recurso?

No, aunque por supuesto se trabaja en ello, la sostenibilidad implica satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer los recursos y oportunidades para el crecimiento y desarrollo de las generaciones futuras (Informe Brundtland, 1987) y claramente eso no está sucediendo en este momento, ni en México ni en el mundo.

En 2016 la UNESCO señaló que, a nivel mundial, al menos 663 millones de personas no tenían acceso a agua potable y 2400 millones no disponían de sistemas de saneamiento adecuados. Para 2020, en un estudio publicado por esta misma Organización, ya se señala que son unos 2200 millones de personas quienes carecen de agua potable y 4200 millones (el 55% de la población mundial) los que carecen de un sistema de saneamiento adecuado. Es decir, en aproximadamente 5 años hemos casi duplicado al número de personas que no tienen acceso a este Derecho Humano(Asamblea General de las Naciones Unidas, 2010).

Y en México el panorama, por lo menos por ahora, no es más alentador. En 2018 la UNAM, en conjunto con la CNDH, publicó un estudio en el que, como parte de su introducción, revelan una recopilación de cifras bastante significativas:

· La disponibilidad de agua renovable per cápita se redujo en 2015 a 3 338 m3/hab/año, cuando en 1950 era de 18 035 m3/hab/ año;

· 9,08 millones de habitantes no tienen acceso a agua segura para su salud;

· 1.5 millones de indígenas no tiene servicio de agua entubada en la vivienda y 3.2 millones carecen de drenaje.

· Solo se sanea el 35.36% de aguas residuales;

· Cada segundo se vierte a las redes de descarga y cuerpos de agua 89.2 m3/s de aguas contaminadas sin tratamiento alguno;

· Se vierten 138.74 m3/seg de aguas residuales de origen industrial a cuerpos de aguas. El 54% de las aguas negras se descargan en ríos o arroyos;

· Más del 70% de los ríos, lagos y presas está con algún grado de contaminación;

· Se incrementa la cifra de acuíferos sobreexplotados, actualmente son 144.

¿De qué manera pueden aprovecharse las diferentes cuencas de México para captar el recurso sin contaminarlo?

En México contamos con entidades especializadas tanto de gobierno (Organismos de Cuenca), como de participación mixta (Consejos, Comisiones y Comités de Cuenca). Los primeros encargados de administrar y preservar nuestras aguas nacionales y los segundos, de la coordinación y concertación, apoyo, consulta y asesoría, entre la CONAGUA y los diferentes usuarios del agua en el país.

Entonces, para generar estrategias preventivas que nos permitan la utilización del recurso sin contaminarlo más y estrategias correctivas con las que poco a poco podamos revertir la contaminación generada a través de los años, es necesario primero una planeación participativa, la generación de proyectos específicos, una adecuada negociación para la obtención de los recursos que permitan llevar a cabo estos proyectos y el seguimiento para garantizar su conclusión y revisión de resultados.

¿Qué acciones realiza actualmente el sector industrial para mantener su responsabilidad con el cuidado del agua?

En el caso de muchas empresas del sector minero, que es del que me puedo permitir hablar, invariablemente las primeras acciones realizadas son las que dan cumplimiento a las obligaciones legales en la materia. Por ejemplo, el contar con las autorizaciones específicas para el uso y aprovechamiento del agua, para su adecuada descarga a cuerpos receptores de competencia federal, o bien, al alcantarillado municipal en su caso, la medición periódica de los contaminantes presentes y su control, los reportes al respecto y los pagos generados por todos los conceptos que así lo requieren.

Después está la generación de estrategias para el uso adecuado y racionado del recurso, su reutilización, etc., también la capacitación y concientización a todo el personal sobre la importancia de llevar a cabo estas acciones, estableciendo metas claras y midiendo el desempeño a través del tiempo, para después hacer replanteamiento adecuado buscando una mejora continua.

¿Crees que el Gobierno está gestionando bien la crisis del agua?

Creo que los esfuerzos no han sido suficientes aún, pero sé que existen planes muy interesantes.

En diciembre del 2020 fue publicado el Programa Nacional Hídrico 2020-2024 establecido por la CONAGUA. En él, de acuerdo a la identificación de los problemas públicos al respecto, tanto a nivel de usuarios como del entorno, se establecieron 5 objetivos prioritarios, que incluyen garantizar los derechos humanos al agua y al saneamiento, el aprovechamiento eficientemente el agua para contribuir al desarrollo sostenible de los sectores productivos, la reducción de la vulnerabilidad de la población ante inundaciones y sequías, la preservación de la integralidad del ciclo del agua y la mejora de las condiciones para la gobernanza de este recurso. Todo esto de la mano de 20 estrategias y 87 acciones puntuales para lograr el cumplimiento de cada uno de ellos.

Habrá que esperar y dar seguimiento a la evolución del cumplimiento de este Plan.

¿Hacia dónde vamos a nivel mundial?

Las directrices actuales a este respecto son:

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, 2015). Como parte de los Objetivos plasmados en este documento, el número 6 se centra en garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación sostenible y el saneamiento para todos.

El Programa Hidrológico Internacional (PHI) de la UNESCO. Este programa está dedicado a la investigación, la educación y el fortalecimiento de capacidades en materia de hidrología. Y busca, en la construcción de su novena fase (PHI-IX, 2022-2029), mejorar la seguridad hídrica en respuesta a los desafíos locales, regionales y mundiales, fortaleciendo la toma de decisiones basada en la ciencia y la gestión sostenible del agua.

El Pacto Internacional de París sobre Agua y Adaptación al Cambio Climático (COP21 de París, 2015). Abarca compromisos individuales para poner en práctica los planes de adaptación, el fortalecimiento de la vigilancia de agua y sistemas de medición en las cuencas hidrográficas y la promoción de la sostenibilidad financiera y la nueva inversión en la gestión de los sistemas de agua.

En resumen, el mundo está apostando por la sostenibilidad.

¿Cuál crees que es el principal agente contaminante del agua hoy en día?

De acuerdo con un estudio científico publicado en el 2019 por la revista Science of the Total Environment, son contaminantes antropogénicos los mayormente presentes en los cuerpos de agua alrededor del mundo, entre ellos se encuentran residuos farmacéuticos, agroquímicos, narcóticos, de la industria alimentaria y de productos del cuidado personal.

Comparte con nosotros una reflexión sobre la contaminación y uso indebido del agua, y de qué manera podemos aportar para solución a este gran problema.

A veces esperamos que los países, los gobiernos, las grandes organizaciones, etc., se encarguen de resolver por entero los problemas que enfrentamos, pensando que lo que pueda hacer cada uno de nosotros seguramente no será significativo. Sin embargo, cada iniciativa, hasta la más pequeña, cuenta (suma).

Sobre Perla Illiana Ocampo

Es egresada de la Carrera de Ingeniería Química por el Instituto Tecnológico de Zacatepec, perteneciente al Sistema Nacional de Institutos Tecnológicos, cuenta con una especialidad en Ingeniería Ambiental por la misma Institución, una Maestría en Gestión de la Calidad por la Universidad Internacional (UNINTER) y diplomados en Derecho y Auditoría Ambiental por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, además de múltiples cursos de educación continua. Actualmente cursa una Maestría en Administración de Negocios en la Universidad del Valle de México (UVM).