La Minera y Metalúrgica del Boleo S.A.P.I. de C.V., parte de un consorcio de origen surcoreano, solicitó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para ampliar en 446 hectáreas el área que tiene autorizada de explotación de minerales en el municipio de Mulegé, informó la dependencia federal a poblaciones de esta región, a través de foros para la presentación del proyecto.

El jefe de la Unidad de Participación Social y Transparencia de la Semarnat, Daniel Quezada, rechazó que sean promoventes del proyecto y aclaró que es un ejercicio realizado en el marco de un acuerdo internacional firmado por México, el cual entró en vigor en el país el pasado 22 de abril.

Al finalizar la presentación del proyecto en Santa Rosalía, cabecera municipal de Mulegé, dijo que este ejercicio también se realizó en las comunidades de la Heroica Mulegé, San Ignacio y San Bruno, donde dieron la información y escucharon comentarios de las personas que acudieron a los foros.

Resaltó que este es el primer foro de consulta en México apegado al Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Ciudadana y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, mejor conocido como Acuerdo de Escazú.

Explicó que el proceso consta de cuatro etapas, la que concluyó que es la presentación del proyecto; la valoración ciudadana (del 13 al 17 de junio) que es un periodo de reflexión individual; la expresión de los ciudadanos a través de un cuestionario (del 18 al 20 de junio en las poblaciones citadas); y la publicación de los resultados que será el 21 de junio.

Aclaró que este mecanismo no sustituye el procedimiento contenido en la ley vigente en materia de impacto ambiental, sino que “lo nutre” en un marco internacional que el gobierno de México está obligado a cumplir.

Lo que se suma es una opinión de la ciudadanía, antes se tomaban opiniones de otra forma, ahora se llega al territorio y se escucha a la población como fue en este caso, en Santa Rosalía, donde se llevó a cabo un diálogo muy diverso, pero con respeto, comentó.

Ante la confrontación de comentarios a favor y en contra en el foro de Santa Rosalía, Daniel Quezada aseveró que no buscan la división de la gente, “lo que pasa es que los sudcalifornianos son asiduos a la información y a la pasión”, pero no hubo conato de violencia.

Subrayó que la Semarnat no es promovente ni vocero de ninguna empresa, sólo da la información que le hacen llegar y la explica en un lenguaje más sencillo, coloquial y accesible, lo anterior ante la ausencia de representantes de la minera.

La Minera y Metalúrgica del Boleo actualmente explota cobre y cobalto en la zona de amortiguamiento de la reserva de la biosfera El Vizcaino.

En 2006 la empresa obtuvo una autorización condicionada de la MIA para la explotación de minerales en un predio de 7,193 hectáreas, de las cuales 78 por ciento pertenecen a la minera y 22 por ciento al Ejido Alfredo V. Bonfil.

El 26 de junio de 2019, la minera solicitó a la Semarnat la autorización en materia de impacto ambiental para ampliar la superficie de minado en 446.19 hectáreas dentro de los límites de su propiedad.

La duración del proyecto de ampliación es de 16 años con una producción anual estimada de 30 mil toneladas de cobre fino, 800 toneladas de cobalto metálico y mil 187 toneladas de sulfato de zinc monohidratado.

En abril, el proyecto de ampliación entró en controversia, luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “nos estaban pidiendo un permiso hace poco para la mina del Boleo, en Baja California Sur, que ya la van a cerrar y que querían un permiso para 300, 400 hectáreas, y les dije que no, que ya no podemos seguir entregando estas concesiones”.

En respuesta, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, dijo que El Boleo genera mil 283 empleos directos y 478 indirectos, además de que mantiene relaciones comerciales con 3 mil 985 proveedores de bienes y servicios.

Advirtió que, de negarse el permiso para ampliar sus operaciones, la mina cerraría de forma definitiva este año y ello significaría un grave daño a la economía de miles de familias y a la estabilidad social de Mulegé y el norte del estado.

La Secretaría de Economía, a su vez, precisó que el trámite de ampliación del área de explotación está en la cancha de la Semarnat, ya que “El Boleo cuenta con la superficie de concesiones mineras en orden, por lo no está solicitando concesiones mineras”.

Fuente: jornada.com.mx