Como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, seguimos con la serie de entrevistas "Mujeres en la Minería" en esta ocasión presentamos la entrevista con Perla Illiana Ocampo, Ex directora de Seguridad, Salud y Medio Ambiente de Great Panther Mining Limited.

Perla Illiana Ocampo es egresada de la Carrera de Ingeniería Química por el Instituto Tecnológico de Zacatepec, perteneciente al Sistema Nacional de Institutos Tecnológicos, cuenta con una especialidad en Ingeniería Ambiental por la misma Institución, una Maestría en Gestión de la Calidad por la Universidad Internacional (UNINTER) y diplomados en Derecho y Auditoría Ambiental por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, además de múltiples cursos de educación continua. Actualmente cursa una Maestría en Administración de Negocios en la Universidad del Valle de México (UVM).

Profesionalmente ha colaborado en la industria minera por los últimos 16 años, desarrollándose en las áreas de Seguridad Industrial, Salud Ocupacional y Protección Ambiental, ocupando diferentes puestos a nivel local, regional y directivo, siendo su más reciente participación con la empresa Great Panther Mining Limited como Directora de Seguridad, Salud y Medio Ambiente, puesto que ocupó desde el 2016 hasta inicios del 2020.

Cuéntanos ¿Cómo ha sido tú ingreso y tus motivaciones para haber elegido a la minería como lugar para desarrollar tus metas de vida?

Mi incursión en la minería fue algo no planeado, incluso fortuito podría decir. Soy ingeniera química de profesión y en realidad jamás me cruzó por la mente dedicarme a esto mientras estudiaba. Sin embargo, tuve mi primer trabajo en una mina desde el año en que egresé de la carrera y nunca más salí de la industria, esto hace ya más de 16 años.

Creo que la minería te atrapa, hay algo emocionante y retador que te hace quedarte dentro. Se trata de un mundo aparte que se desarrolla en medio de todo lo demás (o debajo de todo lo demás, frecuentemente), un lugar donde puedes encontrar gente de todas las profesiones desarrollando su potencial porque es una industria que le da cabida a todo el que tenga ganas de progresar. Tan es así, que orgullosamente puedo decir que se trata de uno de los pocos sectores que todavía permite el ingreso de gente que no tuvo la oportunidad de ir a la escuela y aún así se les prepara para trabajos especializados porque se reconoce su capacidad e ingenio.

¿Puedes hablarnos de tus retos y logros que te han permitido estar dónde estás?

Hubo varios retos que se presentaron simultáneamente desde mi ingreso en la minería. Por default estaba el tema de ser mujer y además joven en aquel tiempo, a eso había que sumarle que no venía de ninguna carrera relacionada directamente con esta industria y, por ende, desconocía muchas particularidades del proceso minero-metalúrgico, aunque los principios físicos y químicos los sabía bien por mi carrera y eso, además de mucha gente a la que no paro de agradecer sus enseñanzas y su confianza en mí, fue lo que me ayudó a continuar en este camino.

Creo que el logro más importante que puedo contar a través del tiempo, es todo lo que he aprendido definitivamente, porque de eso derivan mis aportaciones. Lo siguiente sería mi escalada desde una supervisión en mis inicios, hasta poder tener la dirección de mis áreas de influencia en los últimos años. Todo siempre gracias a las personas de esta industria que creen en la mujer como profesionista y que, sin etiquetar, confían en nuestra capacidad y en las aportaciones que podemos hacer.

¿Cuál crees que es el desafío más grande para la inclusión de la mujer en el sector minero?

Por supuesto no es un tema de capacidad, creo que solo es un asunto de apertura y confianza. En la minería existen muchos líderes extraordinarios, todos con la capacidad y experiencia necesaria para comandar el proyecto que les pongas en frente. Es solo que algunos de ellos se formaron en un tiempo en el que el papel de la mujer, no solo laboralmente, sino en general en la sociedad, era muy diferente. Entonces, aunque los tiempos han cambiado, aún se les dificulta un poco confiar en que se nos ha preparado adecuadamente para encarar los retos laborales más complejos y que, seremos tan funcionales como cualquier elemento de su equipo, sin hacer alusión siquiera al género.

¿Cómo ves el trabajo de las mujeres en la industria minera mexicana? ¿Qué crees que falta para atraer a más mujeres a este sector y cómo se podría mejorar su preparación?

Respecto al trabajo que como mujeres desarrollamos en la minería, no puedo decir que es mejor o más importante que el de ninguno de mis compañeros hombres porque, otra vez, no es una cuestión de género, tan importantes somos las unas, como los otros. Para mí se trata de una combinación entre la capacidad, la preparación y la experiencia de una persona y, en los lugares donde estos factores son los que determinan las condiciones laborales, contractuales y salariales, en realidad da lo mismo si quien desempeña el puesto es un hombre o una mujer, esa es realmente una condición de igualdad en mi punto de vista.

Lo que creo que aún nos falta en la industria es generar más espacios como los que comento arriba, donde no se nos vea como hombres y mujeres sino como colaboradores, igual de valiosos todos. Porque más allá de ser solo mi percepción, creo que los números hablan por sí mismos, ya que, aunque cada vez incursionan más mujeres en este sector, todavía somos muy pocas, alrededor del 15% solamente.

Acerca de cómo mejorar nuestra preparación, creo que podrían desarrollarse más programas de apoyo como parte de los planes de carrera en cada empresa, para llevar a cabo tanto estudios de educación continua como estudios de posgrado incluso, cuyos acuerdos desglosen cómo esa adquisición de conocimiento debe generar un beneficio en el trabajo realizado para la organización, un ganar-ganar por así decirlo.

¿Qué factores crees que ayudan a desarrollar mejor el liderazgo de las mujeres en minería en distintas responsabilidades?

Hace ya varios años leí un artículo de la revista Forbes que me vino a la mente con esta pregunta porque tocaba este tema y me pareció tremendamente atinado. Hablaba justo de los principales factores que detonan el empoderamiento y liderazgo de la mujer, pero lo más interesante es que ninguno de los mencionados eran factores externos a la propia mujer.

Factores como la afirmación interna, el encuentro con nuestras fortalezas, la liberación de esquemas y roles preestablecidos, la formulación de estrategias y el reconocimiento de nuestra propia capacidad de influir, acompañado de un alto grado de responsabilidad y solidaridad social, son herramientas sumamente útiles en el desarrollo de nuestro liderazgo, no solo en la minería sino en cualquier campo que decidamos incursionar y lo mejor es que nada de esto depende de alguien más.

¿Para ti cual es la importancia de la mujer en la protección del medio ambiente en zonas mineras?

Tengo que empezar diciendo que en la actualidad todos podemos y debemos ser factor de mejora respecto a la conservación y protección del medio ambiente, como miembros de la sociedad y como individuos cada aportación importa.

En las zonas mineras creo que el peso más grande del cuidado ambiental debe estar compartido entre las empresas y el gobierno. En México tenemos una adecuada legislación ambiental, susceptible de mejoras claro, pero suficiente si se aplica diligentemente.

Y dentro de cada empresa somos los especialistas ambientales, hombres y mujeres, los que jugamos un papel clave para lograr pasar del “ser” al “deber ser”. Nuestro trabajo es el que debe marcar no solo pautas sino directrices claras y bien establecidas sobre lo que se considera legal e incluso éticamente aceptable y nuestra postura debe ser tajante al respecto, porque de otro modo seguimos siendo solo parte del problema y no de la solución.

¿Qué consejos les darías a todas las mujeres mineras, y no mineras, de México que sueñan con seguir creciendo tanto en la vida laboral como en sus metas de vida?

Primero hay que creer en nosotras mismas, en nuestro potencial y nuestras fortalezas y estar seguras de lo que somos y lo que podemos aportar, luego hay que completar esto con preparación en los distintos temas de nuestra competencia y en todos aquellos que nos vayan resultando útiles y novedosos a través del tiempo. Y es muy importante, por sobre todo lo demás incluso, que nos sacudamos las cargas sociales y psicológicas, los prejuicios que tal vez nos han acompañado ya por mucho tiempo y nos permitamos ser libres.