Al decretarse la reactivación de la minería, como sector esencial, se evitó un colapso con daños irreversibles para el país, aun cuando la recuperación económica de las empresas del sector tardará un poco en lograrse, puntualizó Ismael Leija Escalante, quien expuso que será lento alcanzar el nivel de producción máximo de cada unidad productiva.

El secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos afirmó que la no realización de supervisiones del Gobierno Federal para que las mineras cumplan protocolos sanitarios, una vez iniciadas labores, demuestra la confianza que existe en la responsabilidad de las empresas.

Consideró que la realización de sólo revisiones aleatorias, no provocará que sean laxos los protocolos sanitarios de las empresas para evitar contagios de Coronavirus entre su personal.

Planteó que la reactivación paulatina de las empresas mineras, ya aprobada por las autoridades sanitarias, impidieron un colapso en la economía nacional, por la importancia que tiene el sector para suministrar materia prima a prácticamente todas las industrias.

El dirigente del sindicato, que agrupa a 14 mil obreros, expuso que los ritmos de trabajo se pierden por la inactividad y propiciará que la reactivación sea tardada, porque no será de la noche a la mañana la reanudación del trabajo con proveedores y clientes.

“Si alguien quiere empezar a trabajar nuevamente con controles sanitarios, esos son los mismos trabajadores en general, los de confianza, administrativos, los mineros y los que dependen indirectamente del sector”, expuso.

Indicó que, de siempre, la minería cuenta con medidas sanitarias y de seguridad de primer nivel, en donde, por ejemplo, el uso de gel anti bacterial tiene muchos años de aplicarse en las empresas.

“Nuestro compromiso es que se respeten los protocolos de las autoridades sanitarias para tener más control en la contingencia y todas las empresas están preparadas para ello”, aseguró.

Leija Escalante sostuvo que nunca debió frenarse la actividad minera, debido a la contingencia por el Coronavirus, por lo que representa para la economía nacional y por los niveles de protección sanitaria con que cuentan sus trabajadores; sin embargo, se paralizó, y ahora su reactivación es un hecho positivo.

Destacó la necesidad de que se recuperen las cadenas productivas de la minería y se espera que no se haya producido un daño sustancial en ellas y que los proveedores y clientes hayan resistido la situación.

Por otra parte, enfatizó que las empresas mineras han demostrado su responsabilidad social, lo cual ha permitido el crecimiento de muchas entidades del país.

Las empresas, en general, han cumplido su responsabilidad social con sus trabajadores y, durante la pandemia estos se fueron a casa con su salario íntegro, pero sin ingresos adicionales, como la prima dominical, que recuperarán cuando todo regrese a la normalidad en los próximos días.

Fuente: Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos