Al igual que las instituciones de gobierno lo han hecho en todo el mundo, las industrias y empresas han tenido que adecuar en unos cuantos meses sus procedimientos para comunicarse e interactuar con sus audiencias y grupos de interés, a pesar del distanciamiento social forzado por la pandemia de Covid-19.

Ese ha sido el caso de Grupo México, una corporación con fuerte presencia en la región del Bajío, que ha tenido que replantear su forma de vincularse con las comunidades cercanas a sus operaciones mineras, ferroviarias y de construcción de infraestructura.

Con una robusta área de Desarrollo Comunitario que gestiona la relación directa con la ciudadanía, Grupo México adaptó la operación de sus 17 Centros Comunitarios, llamados Casas Grandes, en 12 entidades de la República, a fin de que la oferta de capacitación, educación y de talleres y actividades culturales, recreativas y deportivas, pudiera migrar, sin interrupciones, desde una agenda que era totalmente presencial a las plataformas digitales.

Por medio de aplicaciones, redes sociales, videoconferencias y chats, Grupo México habilitó más de cuatro mil 800 talleres, clases y conferencias en línea y consolidó una comunidad virtual que actualmente supera los 300 mil usuarios en México y Perú.

Personal de la empresa y voluntarios expertos en diversas materias atienden diariamente a miles de personas, de todas las edades, que viven en poblaciones cercanas a las unidades productivas del Grupo, muchas de ellas familiares de trabajadores y de contratistas, quienes realizan funciones esenciales para la operación y la producción.

Personal de Desarrollo Comunitario de la empresa explica que la adaptación a esta nueva dinámica de trabajo fue compleja en las primeras semanas de la pandemia. Clases de música, talleres de lectura o de computación, clínicas del deporte y capacitaciones para emprendedores fueron motivo de significativas adaptaciones a los programas, pero al paso de los meses se han logrado recuperar el seguimiento y la consecución de los objetivos de esos cursos.

No descartamos, dicen los especialistas en Desarrollo Comunitario de Grupo México, que, en el futuro, una vez estabilizada la evolución de la enfermedad y aún con el avance de los programas de vacunación, nuestra operación se consolide en un modelo híbrido, que combine la experiencia de trabajo presencial en nuestros Centros Comunitarios y la versatilidad y amplio alcance de la oferta de servicios que hemos construido para las plataformas digitales.

Fuente: elsoldesanluis.com.mx