El sector minero de América Latina tendrá que redoblar sus esfuerzos para cumplir con los objetivos establecidos para luchar contra el cambio climático que exigen los inversionistas, advierten expertos.

Si bien la industria ha comenzado a adoptar medidas para reducir las emisiones de carbono, será necesario emprender más acciones para alinearse con el objetivo más estricto del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5°C.

Las empresas corren el riesgo de perder inversiones si no implementan planes de descarbonización en sus operaciones, advirtieron los analistas.

ESTÁNDAR DEL ORO

En el espacio del oro, los productores están bien aspectados para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a menos de 2,0°C, según un análisis de la consultora Wood Mackenzie.

La meta se cumplirá mediante una combinación de acciones previamente anunciadas y modificaciones en la combinación de activos (cambio hacia nuevas operaciones con menores emisiones), mejoras en la eficiencia energética y menores emisiones de la red eléctrica.

Pero se necesitan medidas más audaces y un enfoque coordinado para cumplir con el objetivo más estricto de 1,5°C, según la investigación, basada en 339 grandes minas de oro que representan el 60% de la oferta mundial de oro de mina, con 55 millones de toneladas de emisiones de alcance 1 y 2 en 2019.

"El enfoque en las emisiones de carbono en el sector del oro llegó para quedarse", dijo Rory Townsend, jefe de investigación de oro de Wood Mackenzie.

“Si bien los proyectos de energía más limpia se están desarrollando rápidamente, la mayor parte del progreso hasta ahora proviene de 15 empresas. Sin embargo, para cambiar la percepción de la industria, debe ser un esfuerzo colectivo", agregó.

Otros expertos coinciden en que, si bien el sector del oro parece estar bien ubicado para cumplir con el objetivo de 2,0°C, se necesitarán acciones adicionales para cumplir con la meta de 1,5°C.

“Se necesita una acción un poco más ambiciosa, específicamente en términos de uso de energías renovables, para estar seguros de poder cumplir el objetivo de 1,5°C”, dijo a BNamericas en mayo el director de relaciones con el mercado y líder de cambio climático del Consejo Mundial del Oro (WGC), John Mulligan.

Perú y México se encuentran entre los 10 principales productores de oro del mundo.

¿ENFOQUE COLECTIVO?

Otros están de acuerdo en que falta un enfoque colectivo del cambio climático en la industria minera, y no solo en el oro.

“En general, las empresas mineras están estableciendo metas y tomando acciones para reducir las emisiones de carbono, pero aún no de manera coordinada”, dijo a BNamericas el director para Sudamérica de la consultora británica CRU, Juan Esteban Fuentes.

Las empresas mineras en Chile, por ejemplo, han establecido sus objetivos de emisiones, pero estos difieren en términos de recortes porcentuales y plazos, puntualizó Fuentes.

RIESGO DE INACCIÓN

El riesgo de inacción no es solo uno de la percepción pública, sino también la posible pérdida de acceso al capital.

“Es probable que las mineras que no se esfuercen por reducir su huella ambiental pierdan el favor de los inversionistas y tengan dificultades para asegurar el financiamiento del proyecto”, manifestó Townsend.

Varias mineras han suscrito líneas de crédito vinculadas a la sostenibilidad, incluido Newmont, el principal productor de oro de Latinoamérica.

El miércoles, la compañía publicó un primer informe de estrategia climática, que incluye los objetivos para 2030 de una reducción de 32% para las emisiones (en la cadena de valor) de alcance 1 y 2 y de 30% para las de alcance 3.

La acción contra el cambio climático –y el impulso ambiental, social y de gobernanza (ESG)– cuenta con el respaldo de los inversionistas, afirmó a BNamericas el analista de Fitch Joe Bormann, y los bonos vinculados a la sostenibilidad están demostrando ser populares entre las empresas.

“A muchas empresas les gusta tener una opción de bonos, como un bono vinculado a la sostenibilidad o a ESG, porque entonces les brinda un grupo de inversionistas diferente como entidad crediticia”, estimó.

Los inversionistas a menudo comprarán más bonos cuando vean que una empresa se compromete a abordar los problemas de ESG.

“Se está volviendo casi imposible para las empresas ignorar el tema de los criterios ESG porque es algo de lo que los inversionistas siguen hablando y quieren más y más información”, advirtió Bormann.

Fuente: Bnamericas