La migración de trabajadores entre los estados con vocación minera es una constante en el país y se da porque en algunos de ellos se puede conseguir mejores condiciones salariales o de vida, informó ayer el presidente del Clúster Minero de Chihuahua, Pablo Méndez Alvídrez.

Señaló que en algunas de las 15 minas metalúrgicas activas de Chihuahua hay trabajadores provenientes de Sonora, Coahuila, Zacatecas o Durango, entre otros.

Méndez Alvídrez informó que actualmente la industria minera de la entidad genera unos 21 mil 400 empleos directos, según datos de INEGI, principalmente en los municipios de Ocampo, Guadalupe y Calvo, Madera, Urique y Santa Bárbara.

El presidente del Clúster Minero de Chihuahua indicó que la migración de los mineros se da en búsqueda de mejores oportunidades laborales aprovechando su experiencia en el ramo.

No descartó que de Chihuahua también halla migrado trabajadores experimentados a otras compañías mineras al interior del país.

Señaló que trabajar en una mina requiere de conocimiento y capacitación, por lo que no cualquier persona puede laborar en el sector.

Pablo Méndez dejo claro que, aunque se da la migración de mineros, no hay un nivel de rotación preocupante, la gente sí dura un tiempo importante en las empresas.

Finalmente, expuso respecto a la producción minera, dijo que Chihuahua seguía al primer trimestre entre los primeros lugares en producción minera, aunque hay reserva de que caiga en las siguientes evaluaciones, ya que aparte de que mejoró la extracción de metales en Sonora, Zacatecas y Durango, en Chihuahua la tendencia se ha mantenido.

Fuente: eldiariodechihuahua.mx