La Ley de la Industria Eléctrica podría afectar la competitividad de la minería en México al elevar los costos del servicio, aseguró el presidente de la Cámara Minera de México (Camimex), Fernando Alanís.

En entrevista con Forbes México, señaló que esto “pega muy fuerte al sector”, ya que en Canadá el costo de la energía eléctrica de la industria es de 2 centavos el kilowatt-hora, en Estados Unidos de 4 centavos de dólar y en Perú 6 centavos de dólar.

“En México si hoy le compras a Comisión Federal de Electricidad te sale en alrededor de 8.5 a 9 centavos de dólar el kilowatt-hora; a través de los proyectos de autoabastecimiento la industria minera había logrado abatir el costo de la energía a cerca de 5.8 o 5.9 centavos de dólar, lo cual nos daba ya competitividad respecto a Perú y Chile”, afirmó.

Alanís comentó que el 35% de la energía que compra el sector lo hace a la CFE, mientras que el 56% es de autoabasto y un 14% de energías limpias; por lo que si desconocen los contratos de autoabastecimiento puede ser peor el impacto.

“Con este cambio de ley sabemos que la energía eléctrica va a subir y la energía eléctrica representa alrededor del 20% de los costos de la minería, son temas que pueden tener un impacto muy importante en los costos y eso nos va a restar competitividad.

Covid-19 tira producción minera de México en 2020

El presidente de la Camimex comentó que 2020 fue un año muy complicado, debido a que en enero ocurrió freno de la industria en China por el Covid-19, el principal consumidor de metales en el mundo al representar más del 50%, por lo que en febrero se enfrentaron a una caída en los precios.

Mientras que en México, durante abril y mayo tuvieron que parar, al no ser considerados como actividad esencial.

“Para nuestra fortuna, por la misma incertidumbre que ha causado el Covid-19, hacia el segundo semestre inició un repunte, sobre todo de los metales preciosos, de oro y de la plata, mientras que los industriales en la medida que empezó la reactivación de fábricas en China empezaron de nuevo la demanda y a subir de precio”.

Fernando Alanís destalló que la producción de oro en 2020, según datos preliminares, disminuyó 9.8% en volumen respecto 2019, la plata bajó 6.3%, la de plomo cayó 6.3%, el cobre un 3%, el zinc un 7.6%, mientras que el mineral de hierro fue de los más afectados con una caída de 25.3%.

Sin embargo, expuso que esta menor producción se compensó parcialmente con el aumento de los precios, sobre todo de los metales preciosos;  ya que  en 2019 el valor de las ventas del sector minero de México fue de 11,800 millones de dólares y para 2020 estima alcance los 11,000 mil millones de dólares.

“En 2021 tenemos expectativas, algo que va a ser muy bueno es que al ser empresa esencial ya no va a parar… esperamos que haya la oportunidad de tener una operación más continua que de entrada va a dar más volumen y los precios son mejores”.

Por lo que el representante del sector espera que el valor de la minería llegue a los 12,000 millones de dólares, un 10% más que el 2020 y por encima del 2019.

Deducibilidad de inversiones incrementaría inversiones en exploración

El presidente de la Cámara Minera opinó que la iniciativa que permitiría deducir el 80% de la inversión en exploración en el mismo año, es un incentivo que podría dar señales positivas para los inversionistas.

“Todos los países mineros tienen incentivos especiales para la minería, México no los tiene, hasta 2014 se podía hacer la deducción de los gastos de exploración en el mismo año en que se generara, ese es un buen incentivo para promover la exploración y con ello el descubrimiento de nuevos yacimientos”.

De hecho, expuso que tras la eliminación hubo una caída en la inversión en exploración, tan solo en 2019 se ejercieron recursos por 536 millones de dólares en exploración, pero el año pasado fue de 300 millones de dólares; mientras que en 2012 llegó a los 1,100 millones de dólares.

Fuente: forbes.com.mx