Los mega proyectos mineros a los que siempre se ha atacado son muy pocos en el país, porque se trata de inversiones de más de mil millones de dólares. Los proyectos medianos son del orden de 100 millones de dólares y los normales cuando mucho andan en las docenas de millones de dólares, esa es la realidad.

Así lo planteó Jesús Enrique Pablo Dorantes, presidente del Consejo Técnico Asesor de la Academia de Impacto Ambiental, quien consideró como una gran mentira que las concesiones mineras hayan acabado con el país.

Jesús Enrique Pablo Dorantes

Al darse a conocer nuevas conclusiones de la Conferencia Digital “Reactivación de la Minería ante la Nueva Normalidad”, organizada por Francisco Quiroga, subsecretario de Minería, con la participación de autoridades, empresarios y especialistas del sector, Pablo Dorantes puso como ejemplo a Sonora, el principal estado minero del país.

Indicó que, de acuerdo con la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México, ese estado tiene un territorio de casi 18 millones de hectáreas y sumados todos los terrenos en donde hay operación minera: caminos, tajos, plantas de beneficio, presas de jale y otros, ascienden a 22 mil hectáreas. “Si esto lo convertimos a porcentaje, nos quedamos que representan 0.12 por ciento de la superficie del estado de Sonora”, enfatizó.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

El especialista en materia ambiental planteó que, de acuerdo con cifras de 2018, existen mil 558 minas en operación, 19 plantas metalúrgicas y mil 156 proyectos de exploración. “Esto nos debe precisar muy bien que es una actividad que todavía puede dar mucho más por el desarrollo del país”, expuso.

Pablo Dorantes puntualizó quensiempre se ha pintado a la minería como sector que viene a saquear al país, lo cual no es cierto, porque en esa industria los inversionistas arriesgan su capital.

Recordó que los inversionistas no participan solos en un proyecto, sino que requieren de préstamos internacionales y los organismos de financiamiento exigen un cumplimiento mayor al de la regulación mexicana.

Ese cumplimiento tiene que ser demostrado ante los bancos para que se pueda continuar con el ejercicio del financiamiento, entonces la minería es mucho más regulada que cualquier otra industria en el país, sostuvo.

Planteó que si México fuera como Costa Rica, nación con naturaleza abundante, se podría dar el gusto de olvidarse de la minería y dedicarse a otras actividades, pero vivimos en una nación con 52 millones de pobres y debe reconocerse que la minería ha llegado a ser el tercer generador de divisas.

Indicó que la contribución de la minería es de casi 3 por ciento y entre 2014 y 2018, el Fondo Minero (formado a partir de impuestos especiales pagados por las firmas mineras), aportó más de 18 mil millones de pesos, recursos que se emplearon en obras sociales en 212 municipios en 25 estados de la República.

Dio a conocer que 111 empresas mineras participan en el Programa de Industria Limpia de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente y cinco compañías más se distinguieron en el Grupo de Excelencia Ambiental por su cuidado a la ecología y tres grupos mineros participan en el Índice Verde de la Bolsa Mexicana de Valores.

El presidente del Consejo Técnico Asesor de la Academia de Impacto Ambiental destacó que en 2019 el sector minero produjo más de 6 millones de árboles, cifra superior a lo que siembra el Ejército Mexicano.

Dio a conocer que las empresas mineras aplican programas de reproducción de fauna silvestre en peligro de extinción, entre las cuales se encuentren especies, como el águila real, lobo mexicano, ballena gris y perrito de la pradera, entre otras.

El Consejo Técnico Asesor de la Academia de Impacto Ambiental es una instancia de carácter honorario y está integrado por personas expertas en la materia de impacto ambiental, designadas por la mesa directiva y su finalidad es asesorar a ese organismo en el desempeño de sus funciones.

Fuente: Enlace con prensa

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera