Al menos tres de las principales mineras de oro y plata que operan en América Latina se han comprometido a cumplir objetivos nuevos o más estrictos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero este año, mientras que otras toman medidas para establecer metas iniciales.

Los compromisos de los mayores productores de metales preciosos se encuentran dentro de las metas del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2°C, y preferiblemente llegar a 1,5°C, en comparación con los esfuerzos preindustriales, incluido el objetivo de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La minería es un importante emisor de carbono, responsable del 4% al 7% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial, según la consultora McKinsey.

La reducción de emisiones –incluso mediante fuentes de energía menos contaminantes, eficiencia mejorada y vehículos eléctricos– se ha convertido en una demanda clave para los inversionistas, que buscan cada vez más la transparencia climática de las empresas, incluso a través del programa del grupo de trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima (TCFD), iniciativa liderada por la industria y establecida por el organismo de monitoreo internacional denominado Junta de Estabilidad Financiera (FSB).

OBJETIVOS MÁS ESTRICTOS

Barrick Gold, uno de los mayores productores de oro de Latinoamérica, anunció en abril un objetivo actualizado de reducción de emisiones para 2030 de 30%, en comparación con el 10% establecido a principios de 2020.

El compromiso más estricto sigue al trabajo para identificar más oportunidades de reducción de emisiones, señaló la compañía.

Barrick está en camino de cumplir con una meta de reducción provisional de 15%, basada en proyectos que ya se están implementando, al tiempo que mantiene una producción estable.

“En última instancia, nuestro objetivo es lograr cero emisiones netas de carbono para 2050, lo que se cumplirá principalmente a través de la reducción de gases de efecto invernadero y compensaciones para algunas emisiones difíciles de rebajar”, señaló el presidente ejecutivo de la minera, Mark Bristow.

El nuevo objetivo pone a Barrick a la par de su competidora Newmont –el mayor productor de oro en Latinoamérica– que el año pasado se comprometió a generar cero emisiones netas para 2050.

En la región, Barrick posee la mina Pueblo Viejo, en República Dominicana, una empresa mixta con Newmont, y los activos de riesgo compartido Veladero y Zaldívar en Argentina y Chile, respectivamente.

Agnico Eagle Mines también actualizó a fines de abril sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La compañía, con minas en México, Canadá y Finlandia, indicó que este año fijará un objetivo de cero emisiones netas de carbono para 2050.

"Los caminos para lograr objetivos de reducción de emisiones netas, más específicos y otras metas clave relacionadas con el clima se evaluarán en los próximos años conforme seguimos avanzando con el mejoramiento de nuestro desempeño en todos los asuntos relacionados con el clima", anunció la compañía en su informe de sostenibilidad 2020 publicado el 29 de abril.

En México, la empresa obtuvo los permisos para la construcción de una línea de energía eléctrica para abastecer la mina La India, que reemplazará la generación de energía a diésel más contaminante, agrega el informe.

La construcción está prevista cuando mejore la situación del COVID-19.

Yamana Gold, uno de los cinco principales productores de oro de Latinoamérica, también adoptó formalmente una estrategia climática en febrero.

Esta cuenta con el respaldo de un objetivo de cero emisiones netas para 2050, que la compañía describió como ambicioso, y el compromiso de limitar el calentamiento global a 2°C.

Yamana, con minas en Brasil, Chile, Argentina y Canadá, planea determinar su línea base de emisiones e identificar vías de reducción para cumplir con el límite de 2°C en 2021.

TRABAJO EN PROGRESO

Otras empresas mineras han anunciado avances hacia el establecimiento de objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en los primeros meses de este año.

Pan American Silver, con activos de plata y oro en Perú, México, Argentina, Bolivia y Canadá, trabaja para cuantificar la huella hídrica, energética y de carbono bajo varios escenarios estratégicos de negocios con el fin de establecer objetivos climáticos a mediano y largo plazo “apropiados y realistas”, manifestó la empresa en su informe de sostenibilidad 2020 a principios de mayo.

Esto incluye estimar la demanda de energía para todas las minas en base a los planes de vida actual de la mina.

"Esperamos establecer objetivos científicos para el año 2030 basados en esa evaluación de nuestros activos y la disponibilidad potencial de energía renovable a través de la transición a una economía baja en carbono en los países donde operamos", consigna el documento.

Pan American se compromete a avanzar con los esfuerzos hacia las cero emisiones netas, pero advirtió que este objetivo está sujeto a factores que escapan al control de la empresa, incluida la aparición de nuevas tecnologías, el uso y almacenamiento de captura de carbono y compensaciones válidas.

"Continuaremos monitoreando el desarrollo de soluciones tecnológicas y de compensación al cambio climático con la intención de alcanzar cero emisiones netas en 2050 o mucho antes", agregó la empresa.

Equinox Gold también desarrolla su estrategia de objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Esto incluye un taller de evaluación de la gestión de la energía y el efecto invernadero en el que participaron la alta dirección en 2020 para ayudar a formar un plan estratégico para reducir el consumo de energía y la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Durante este año, Equinox trabajará para establecer objetivos basados en la ciencia de acuerdo con el Acuerdo de París, dijo en su informe de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) 2020.

La empresa posee minas y proyectos en México, Brasil, EE.UU. y Canadá.

Torex Gold, que concentra sus operaciones en México, también está desarrollando su estrategia y objetivos de cambio climático, y planea publicar un informe climático alineado con las recomendaciones de TCFD más adelante en 2021, señaló su presidenta ejecutiva, Jody Kuzenko, en abril.

La empresa firmó un acuerdo con Scatec para construir una planta solar de 8.5MW en su propiedad Morelos, que alberga la mina El Limón-Guajes y el proyecto Media Luna, y que se espera reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 2 hasta en un 8,6%.

Fuente: BNamericas