Luego de más de un mes de detener labores por la emergencia sanitaria de Covid-19 debido a que no fue considerado un sector esencial para el país, lo que significó el aplazamiento de grandes proyectos, la industria minera alista detalles para regresar a la actividad dentro de los próximos días.

Esto luego de que el Consejo de Salubridad General rectificara y considerara esenciales a las automotrices, constructoras y mineras.

Fernando Alanís, presidente de la Cámara Minera de México (Camimex) señaló que la industria minera del país está en condiciones de reiniciar gradualmente sus operaciones, aplicando estrictos protocolos de salud y siguiendo las recomendaciones emitidas por la subsecretaría de Economía.

El siguiente gran desafío en nuestro país será la reactivación económica gradual. En esta siguiente etapa será muy importante mantener el balance entre la prevención, el cuidado de la salud y la productividad, dijo.

Vínculo con Norteamérica

La Camimex destacó que la minería es clave para impulsar la reactivación de la economía, dado que su naturaleza la vincula de manera muy estrecha con cadenas suministros de un sinfín de actividades esenciales para el país como la química, alimentaria, eléctrica, construcción, hospitalaria y médica, entre otras.

Agregó que es una industria básica dentro de las cadenas productivas integradas entre los países de América del Norte. En este contexto, su reactivación es primordial para acompañar la apertura económica y comercial de la región que impulsa la entrada en vigor del T-MEC.

Francisco Quiroga, subsecretario de Minería, aseguró que la industria está lista para ser parte de la solución económica del país, consciente de que en esta nueva normalidad debe operar con protocolos y esquemas de trabajo que sean seguros, reforzando la capacidad de atención médica local.

Indicó que la reactivación de las mineras apoyará a las micro, pequeñas y medianas empresas del país, a sectores vulnerables de la población y también servirá para mantener las cadenas de valor internacionales.

La industria minera representa de 2.5 por ciento del PIB nacional. Además da empleo directo a casi 400 mil personas e indirectamente a casi 2 millones y en 2019 aportó de 42 mil millones de pesos al fisco.