public

Planeta hostil

COLUMNA Desde devastadoras inundaciones, hasta incendios forestales o sequías extremas, los efectos del cambio climático son una realidad y se están sintiendo en todo el mundo, y desde luego Sonora

hace un mes

Última Publicación Reconocen a empresas asociadas al Clúster Minero de Chihuahua como socialmente responsables por Editorial public

COLUMNA

Desde devastadoras inundaciones, hasta incendios forestales o sequías extremas, los efectos del cambio climático son una realidad y se están sintiendo en todo el mundo, y desde luego Sonora y México no son la excepción.

Por esto, las Naciones Unidas (ONU) hace un llamado a los gobiernos nacionales y locales para que realicen inversiones que les permitan adaptarse a un entorno ambiental cada vez más inestable.

Cinco formas con las que países o regiones pueden volverse más resistentes frente al cambio climático son las siguientes:

1. Crear sistemas de alerta climática temprana. Investigaciones recientes muestran que la advertencia de una ola de calor o una tormenta 24 horas antes de su llegada, puede reducir sus daños en un 30%. Pese a ello, hoy en día un tercio de la población mundial aún no está cubierta por tales sistemas.

Con advertencias oportunas, las personas pueden tomar medidas para minimizar daños como bloquear puertas con sacos de arena para prevenir inundaciones, hacer acopio de artículos básicos o evacuar sus hogares. Los sistemas de alerta temprana que brindan pronósticos climáticos son una de las medidas de adaptación más rentables, ya que por cada dólar que se invierte en ellos se generan alrededor de 9 dólares de beneficios.

2. Restauración de ecosistemas. En las ciudades, la restauración de los bosques urbanos refresca el aire y reduce las olas de calor. En un día soleado normal, está documentado que un solo árbol proporciona un efecto refrescante equivalente a dos aires acondicionados funcionando las 24 horas.

Otro ejemplo se da en las costas, donde los bosques de manglares proporcionan defensas marinas naturales contra las marejadas ciclónicas al reducir la altura y la fuerza de las olas del mar. Además, proteger los manglares es mil veces más barato por kilómetro que construir diques.

En el caso de altitudes elevadas, el reverdecimiento de las laderas de las montañas protege a las comunidades de deslizamientos de tierra y avalanchas inducidos por el clima.

3. Infraestructura resistente al clima. Esto se refiere a construir activos y sistemas tales como carreteras, puentes y líneas eléctricas que pueden soportar impactos climáticos extremos. Los activos de infraestructura más resilientes se pagan solos a medida que se extiende su ciclo de vida y sus servicios son más confiables.

Las herramientas para fomentar inversiones en infraestructura resiliente al clima incluyen mejoras en las regulaciones de construcción, crear mapas de vulnerabilidad y sobre todo garantizar que el sector privado esté al tanto de los riesgos, proyecciones e incertidumbres climáticas.

4. Suministros de agua y seguridad. Para 2030, se espera que una de cada dos personas en el planeta enfrenten una grave escasez de agua. Invertir en sistemas de riego más eficiente será crucial, ya que la agricultura representa el 70% de todas las extracciones de agua dulce a nivel mundial. En los centros urbanos, mediante la reducción de fugas se podrían ahorrar hasta 120 mil millones de metros cúbicos de agua en todo el mundo para 2030.

5. Planificación a largo plazo. Las soluciones de adaptación climática son más efectivas si se integran en estrategias y políticas de largo plazo. Los Planes de Adaptación son un mecanismo para que los gobiernos planifiquen el futuro y prioricen estratégicamente las necesidades de adaptación.

Estos planes pueden ayudar a orientar las decisiones sobre inversiones, cambios al marco regulatorio y fiscal y aumentar la conciencia pública. Es cierto que para minimizar el impacto del cambio climático, antes que nada todos los países deben hacer recortes importantes en sus emisiones de combustibles fósiles y transitar hacia una economía baja en carbono.

No nos equivoquemos, ese sigue siendo el mensaje principal, pero con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes y que amenazan la seguridad alimentaria y la estabilidad mundial, sin duda es necesario tomar medidas urgentes para adaptarse a un planeta más hostil.

Twitter: @gomezreyna

Editorial

Publicado hace un mes

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.