public

Promueve Mujeres WIM la presencia femenina en el sector minero mexicano

Mujeres WIM de México, capítulo local de la ONG británica Women in Mining, promueve una mayor presencia de la mujer en la industria minera. BNamericas conversa con Doris Vega, presidenta

hace un año

Última Publicación La Facultad de Filosofía y Letras de la UACH recibe donación de plantas por Fundación Grupo México por Editorial public

Mujeres WIM de México, capítulo local de la ONG británica Women in Mining, promueve una mayor presencia de la mujer en la industria minera.

BNamericas conversa con Doris Vega, presidenta de Mujeres WIM de México y directora de relaciones institucionales y comunicación de Minera Cuzcatlán, sobre los problemas que enfrentan las mujeres, los avances logrados y medidas para facilitar la participación femenina.

BNamericas: ¿Cuál es el principal objetivo de Women In Mining y desde cuándo están en México?

Vega: Mujeres WIM de México, que es como nos llamamos en el país, es parte de una asociación internacional que fue fundada en Londres y que tiene representación en muchos países.

Entonces, en 2016 nosotros conformamos Mujeres WIM de México con dos propósitos fundamentales. Fomentamos actividades que nos ayuden a generar igualdad de oportunidades para las mujeres en la industria minera en el país y buscamos visibilizar una imagen positiva de la minería responsable y sustentable.

Esos básicamente son nuestros dos principios fundamentales.

BNamericas: ¿Cuáles son los orígenes de Mujeres WIM de México?

Vega: Fue de hecho con una invitación que hace International Women in Mining a mujeres destacadas en la industria minera en México para unirse, para comenzar a visibilizar y a poner en la conversación la presencia de las mujeres en la minería. A lo largo de estos años se ha ido incrementando de manera importante. Diría yo que hablar de la presencia de las mujeres en la minería hace 10 años era una historia diferente a la que estamos hablando ahora.

Yo tengo 12 años más o menos en la industria y, cuando comencé, la presencia de las mujeres era ya inminente, pero todavía había mucha resistencia y, digamos, recelo. Era en ese entonces una industria milenaria creada por hombres y para hombres.

Sin embargo, de manera muy silenciosa, la industria minera del país ha sido la que más rápidamente ha incorporado mujeres en sus operaciones. Actualmente, un 16,3% del total de la planilla laboral de la industria minera somos mujeres, según el [instituto del seguro social] IMSS. Más o menos, habíamos tenido un crecimiento de 1% a 1,5% anual.

No lo digamos muy fuerte, pero muy pronto vamos a alcanzar la paridad, pues estamos hablando de un 16% más o menos en un lapso de, digamos, 13 años, cuando ya se empezó a ver mucho más importante la presencia de las mujeres.

BNamericas: ¿Qué le ha permitido a la mujer crecer dentro de la industria?

Vega: Las capacidades que hemos demostrado como mujeres, ese factor diferenciador que traemos a una industria donde el liderazgo ha sido marcado por la presencia masculina. Cuando la industria se da cuenta de que nuestras capacidades diferenciadoras pueden sumar y pensar el negocio de una manera diferente, entonces ven la oportunidad de sumar estas capacidades.

¿Cuáles son estas capacidades? Organización, negociación, empatía, sensibilidad, que eso no lo tenía la industria minera. No lo tenía de manera marcada, no es que los hombres no lo tengan.

BNamericas: ¿Cuáles son los principales desafíos para WIM y cuáles son los principales problemas de las mujeres en la industria?

Vega: Creo que es el empoderamiento. Cuando entras a un mundo masculinizado, tiendes a mimetizarse y a querer hacer las cosas como se hacen o como se han hecho siempre. Eso es una parte.

Por otra parte, la industria entiende que, aunque somos iguales como seres humanos y aspiramos a tener los mismos derechos —hay que ponerlo muy claro—, todavía estamos en un país, como muchos otros, donde todavía no alcanzamos ese nivel de igualdad. Sí tenemos diferencias. Diferencias desde el tema físico y muchas de las operaciones mineras no están listas desde esa perspectiva para recibir a mujeres. Somos iguales en derechos, pero también tenemos diferencias.

BNamericas: ¿Su foco es entonces concientizar a las empresas sobre el aporte de las mujeres en la minería?

Vega: Visibilizar la necesidad de que necesitamos un entorno diferente, de que este entorno tradicional tiene que transformarse para recibir a las mujeres, para que entonces las mujeres vean una oportunidad laboral. Necesitamos que las condiciones se adecuen a las mujeres.

Somos una organización no gubernamental que puede sugerir, mas no podemos obligar a las empresas a que cambien. Entonces, debemos pensar en cómo podemos motivar a las empresas.

En marzo vamos a lanzar lo que hemos denominado Sello WIM, justamente para reconocer a aquellas organizaciones, a aquellos centros de trabajo, que estén generando acciones positivas, acciones afirmativas hacia las mujeres.

BNamericas: ¿Buscar la igualdad sigue siendo el principal objetivo de WIM?

Vega: Sí… Aspiramos en algún momento a transitar hacia el tema de igualdad y la inclusión, concepto que es mucho más amplio que solamente el de género.

Entonces, a través del Sello WIM, que va a ser una autoevaluación con más o menos 100 reactivos o indicadores, las empresas nos van a decir qué están haciendo. Es una plataforma donde se va a autodeterminar. Por ejemplo, [evaluaremos] si tienes vestidores para mujeres.

Todas las empresas que hacemos minería responsable tienen u ofrecen a sus empleados un examen médico anual, pero es general. ¿Cómo lo trasladamos al tema de mujeres? En ese examen médico también se incluyen mastografías, todo el tema ginecológico. Eso nos va a permitir ir motivando a estos centros de trabajo a que vayan a impulsar todo el tema de indicadores.

Pretendemos estar entregando los primeros distintivos durante el mes de octubre.

BNamericas: ¿Es uno de sus objetivos fomentar la igualdad en salario?

Vega: Vemos en las cifras del IMSS que el salario de las mujeres es un poco más bajo. No podemos desde nuestra función como ONG hacerlo, pero sí motivamos promoviendo. Es otro de los indicadores que vamos a medir en el sello.

Para nosotros sería un logro que todas [recibieran el sello]. Pero bueno, entendemos que este va a ser el primer año y no tenemos un número máximo ni un mínimo. Daremos el distintivo a las que se lo merezcan.

Tenemos tres niveles de distintivo conforme a su cumplimiento: bronce, plata y oro. Las que sobrepasen los más de 100 puntos, pues tendremos el platino.

Este distintivo va a ser refrendable cada año. Es el cumplimiento, ellos podrán poner dentro de sus plataformas que tienen el sello.

Fuente: BNamericas

Editorial

Publicado hace un año

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.