Zacatecas, Zac.- “Haremos lo que tengamos qué hacer para echar para atrás el impuesto ecológico porque el gobierno está poniendo en peligro miles de fuentes de empleo en la minería”, advirtió Carlos Pavón Campos, líder del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE.

Al anunciar que los trabajadores se ampararán en contra del gravamen, calificó como ilegal esta “ocurrencia” del gobierno de Zacatecas y de los diputados locales, ya que la minería es una actividad regulada por la federación que además ya era sometida a un exceso de imposiciones fiscales.

“Ahora una mentalidad maquiavélica quieren acabar con esta gallina de los huevos de oro, igual que ocurrió con el petróleo”, expresó al exigir a las autoridades cancelar el impuesto..

Por lo menos 10 mil trabajadores agremiados al FRENTE corren el peligro de ser despedidos, o de ver disminuirás sus percepciones ya que las empresas cerrarían o buscarían la forma de mantener sus utilidades afectando a sus empleados.

Anunció que está por cerrar la Unidad minera Madero de Peñoles; tan sólo en este lugar se perderían mil 200 empleos.
Recordó que esta mina de zinc hace un par de años ya había perdido la mitad de sus utilidades con el ocho por ciento del impuesto minero, y se espera que el gravamen local termine por extinguir el restante de sus ganancias.

Acompañado por los líderes seccionales de Fresnillo, Madero, Tayahua y el Saucito, opinó que es un acto de corrupción quitarle el dinero al sector de la minería para tapar huecos millonarios producidos por una mala administración de los recursos.

Denunció que los mil 230 millones anuales que el estado pretende recaudar, indebidamente serán para pagar las excesivas prestaciones de los miles de maestros.

Dijo esperar que los hombres y mujeres despedidos sean contratados como docente por la Secretaría de Educación, para que sus familias no se queden sin el sustento.

Aunque anunció una “resistencia civil pacífica”, ante las preguntas de la prensa no descartó la posibilidad de hacer bloqueos a instituciones y organizar marchas como una medida mayor de presión.

Afirmó que también las empresas están inconformes con el impuesto, por lo que extraoficialmente han manifestado su intención de tramitar amparos.

Criticó el calificativo incongruente de “ecológico” que tiene la nueva medida recaudatoria, ya que en realidad su creación no tiene el objetivo de cuidar la ecología. Invitó a los legisladores y al poder ejecutivo a sancionar o cerrar las minas que en realidad estén contaminando.

Fuente: elsoldezacatecas.com.mx