public

Ternium ve beneficios del nearshoring por sector mexicano de autopartes

Ternium, una de las principales siderúrgicas de América Latina, está percibiendo efectos inmediatos del nearshoring en su negocio, principalmente por clientes pequeños y medianos que consumen acero y que están

hace un año

Última Publicación Inicia la 5ª Semana de Minería en la Universidad Autónoma de Guerrero por Editorial public

Ternium, una de las principales siderúrgicas de América Latina, está percibiendo efectos inmediatos del nearshoring en su negocio, principalmente por clientes pequeños y medianos que consumen acero y que están llegando a México, como las empresas de autopartes.

Los envíos de acero de la firma en el segundo trimestre alcanzaron 3,0 millones de toneladas (Mt), 3% menos que el primer trimestre de 2022, pero 1% más en la comparación interanual. En México, los despachos llegaron a 2,0Mt, 2% menos que el máximo histórico registrado en el primer trimestre y 21% por sobre la cifra del segundo trimestre de 2022.

“Los despachos a los clientes industriales de Ternium aumentaron en el período, en particular a los fabricantes de electrodomésticos y la industria automotriz. La demanda de acero en el mercado comercial se mantuvo saludable”, indicó la compañía en su informe de resultados del 2T23.

“Estamos viendo a muchos clientes invirtiendo en nuevas líneas y a clientes que están llegando a México, quizás no a la gran industria automotriz en este momento, pero sí a la de autopartes”, señaló el CEO de Ternium, Máximo Vedoya, durante la teleconferencia sobre los resultados trimestrales de la firma.

“Me refiero a pequeños clientes que están trayendo producción desde el extranjero a México y que consumen acero. Lo vemos en sectores como electrodomésticos, climatización y motores eléctricos”, agregó Vedoya.

El Gobierno mexicano estima para este año un potencial de inversión de US$40.000 millones con el nearshoring, mientras las empresas reubican sus cadenas de suministro más cerca de sus mercados primarios, en particular de EE.UU.

Sin embargo, de acuerdo con un funcionario del Banco Central mexicano, los beneficios del nearshoring solo se apreciarán plenamente durante la próxima administración. El sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador concluye en octubre de 2024 y las elecciones generales están programadas para el 1 de julio de dicho año.

Vedoya cree que pasará “un par de años” antes de que empresas automotrices como Tesla comiencen a producir en México.

“Esas son cosas que vamos a ver, pero dentro de un par de años. Hoy vemos a muchas pequeñas o medianas empresas, algunas proveedoras del sector automotor y de otras industrias, que se están expandiendo o llegando a México por primera vez”, indicó el ejecutivo.

“De ahí viene el aumento del consumo, porque cuando uno ve el aumento del consumo en México, aunque el país no está creciendo en general, la mayor parte viene de industrias de aceros planos o productos planos, lo que es reflejo del consumo en la industria”, agregó Vedoya.

La compañía anticipa mayores envíos de acero en México para julio-septiembre gracias a la sostenida solidez de los sectores automotor y de electrodomésticos. Además, el mercado comercial mexicano se mantiene estable, sin acumulación significativa de inventarios en la cadena de valor.

En junio pasado, Ternium confirmó que construiría e integraría su nueva planta de desbastes de acero (en la imagen) en su instalaciones downstream en el estado de Nuevo León para atender las crecientes oportunidades del nearshoring.

EL EFECTO AHMSA

La empresa con sede en Luxemburgo también se ha beneficiado de manera indirecta de la compleja situación financiera de la siderúrgica local Ahmsa, que debió suspender sus operaciones a fines de 2022.

“Parte de la cuota de mercado que estamos obteniendo es a costa de Ahmsa. Eso es seguro. Sin embargo, nuevamente, hay muchas importaciones y creemos que somos más que capaces de competir con ellas”, indicó Vedoya.

El ejecutivo agregó que creía "muy difícil" que Ahmsa retome sus anteriores niveles de producción después de su extensa paralización.

“Ahmsa estaba produciendo […] entre 300.000t y 350.000t mensuales. Cerrada durante siete meses y tomando en cuenta solo la información disponible para el público, en la prensa, es muy difícil que Ahmsa regrese a esa cifra en un futuro cercano”, añadió.

El CEO de Ternium recordó que Ahmsa informó hace poco que cerraría las baterías de carbón de su planta de coque N°1. “Es algo que se puede arreglar en dos o tres años. Por lo tanto, no vemos que Ahmsa aumente mucho [su producción] en los próximos trimestres”.

“El mes anterior al cierre total, ese número superaba las 100.000t. Entonces, incluso si regresan a la cifra más baja, no es un volumen significativo de toneladas en el mercado", añadió el CFO, Pablo Brizzio.

“Además, aun cuando decidan volver a producir, les tomaría tiempo llegar a ciertos niveles”, agregó.

Ternium cuenta con instalaciones operativas en México, Brasil, Argentina, Colombia, el sur de Estados Unidos y Centroamérica.

En la foto: acería de planchones de Ternium en Pesquería, en Nuevo León.

Fuente: BNamericas

Editorial

Publicado hace un año

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.