public

Torex Gold busca convertirse en “jugador importante” en cobre en México

Torex Gold Resources, con sede en Toronto, apunta a convertirse en un importante productor de cobre en México optando por oro y concentrado de cobre en lugar del doré que

hace 7 meses

Última Publicación Alta Demanda en Carreras de Minería y Terapia Física en la UTZac para el Próximo Cuatrimestre por Editorial public

Torex Gold Resources, con sede en Toronto, apunta a convertirse en un importante productor de cobre en México optando por oro y concentrado de cobre en lugar del doré que obtiene actualmente, indicó el vicepresidente sénior de la empresa en el país, Faysal Rodríguez.

La canadiense, que actualmente está construyendo su proyecto subterráneo Media Luna —valorado en US$875 millones y parte de su complejo Morelos en el estado Guerrero—, también planea seguir invirtiendo en otro yacimiento llamado EPO ubicado al norte, muy cerca del túnel Guajes, según el directivo.

Recientemente, la CEO de Torex, Jody Kuzenko, señaló con respecto a este nuevo depósito que la geología de la propiedad Morelos continúa impresionando y respaldando la estrategia de la empresa de “mejorar el perfil de producción y flujo de efectivo más allá de 2027 y extender la vida útil general del complejo Morelos”.

Torex espera alcanzar volúmenes de 440.000-470.000oz este año, por encima de las 420.000-460.000oz estimadas en su perspectiva a tres años publicada en marzo del año pasado.

La compañía es un actor intermedio en oro cuya producción viene íntegramente de la mina Morelos, en la franja aurífera de Guerrero. La propiedad alberga la mina subterránea y a cielo abierto El Limón-Guajes, Media Luna, una planta de procesamiento e infraestructura relacionada.

La producción comercial en Morelos comenzó em abril de 2016 y los objetivos de la minera son optimizar y ampliar ELG, eliminar riesgos y avanzar en Media Luna hacia la producción comercial a comienzos de 2025, así como crecer a través de la exploración.

BNamericas: ¿Cuáles son los planes específicos de Torex para incursionar en el mercado del cobre?

Rodríguez: Nosotros nos vamos a convertir en un jugador importante de cobre y, traducido a onzas de oro equivalente, porque es la métrica que usamos, vamos a producir entre 450.000oz y 500.000oz de oro equivalente al año.

El 25% de esa producción es oro y el 75% es cobre.

Con seguridad, eso nos va a convertir en la mayor productora de oro equivalente del país. Son recursos combinados que vienen de Media Luna, el 75%, y de El Limón Guajes (ELG), el 25%.

BNamericas: ¿Qué requiere hacer la empresa para lograr esto? ¿En qué están invirtiendo para lograr esta transición a cobre también?

Rodríguez: Media Luna tiene diferentes proyectos asociados. Uno es la construcción del túnel Guajes por debajo del río Balsas, que es un túnel de 7km de longitud, donde vamos a instalar una banda transportadora.

Del yacimiento Media Luna vamos a traer el mineral a través de esa banda a nuestras actuales instalaciones en El Limón-Guajes. Allá, el yacimiento está dividido en seis secciones. Todo va a ser por gravedad y el sistema de minado es perforación larga con corte y relleno.

Entonces, para lograr eso, ocupamos también una planta de pastas, donde vamos a rellenar los rebajes que ya hayamos minado y, obviamente, construir el circuito de flotación para flotar el oro y el cobre, lo que ya estamos haciendo. Esos son los principales proyectos que están asociados a la inversión en este momento.

BNamericas: ¿Qué avance tiene el proyecto Media Luna y la construcción de este túnel?

Rodríguez: El proyecto Media Luna tiene un avance de 35% en este momento y nuestros planes son ponerlo a operar en el último cuarto del 2024. El túnel estamos a punto de terminarlo, lo vamos a terminar ahora en el mes de diciembre.

BNamericas: ¿Para qué año saldría la primera producción de cobre y cuánto producirán de plata?

Rodríguez: La estamos esperando en el último cuarto de 2024. No viene plata asociada, muy poquita, pero no la he mencionado, porque no vamos a ser un jugador relevante de plata.

BNamericas: El México, el peso se ha apreciado con respecto al dólar, tendencia que podría empezar a cambiar, aunque aún persiste. ¿Cómo ha afectado eso y las elevadas tasas de interés a la capacidad para financiarse de empresas como Torex, o más pequeñas incluso?

Rodríguez: En nuestro caso, nuestro financiamiento viene de nuestras propias operaciones. Somos una operación muy disciplinada operativamente y financieramente. El proyecto Media Luna está financiado casi al 100% por nosotros mismos, es decir, viene de las ventas del mineral que producimos de la mina en El Limón-Guajes.

Respecto a la apreciación del peso, obviamente ha tenido un impacto para nosotros, porque todos nuestros presupuestos fueron preparados en dólares americanos.

Sin embargo, eso no ha impactado y no cambia el guidance que publicamos al mercado, tanto de producción de oro como también de costos. Es decir, sí tenemos un impacto, pero estamos tomando decisiones internas para que no se vea reflejado en nuestro costo por tonelada o nuestro costo por onza.

BNamericas: ¿Qué tipo de decisiones están tomando para paliar los efectos del “superpeso” en los costos?

Rodríguez: Los estamos mitigando con iniciativas de ahorro agresivas al interior de la empresa. Estamos operando en un modo completamente austero y eso no nos ha permitido manejar este impacto.

BNamericas: ¿Ha habido reducciones de salario o de personal?

Rodríguez: No, nada, ni de salario ni de personal. Simplemente nos estamos haciendo más productivos y estamos buscando iniciativas de ahorro con diferentes proveedores, ampliando contratos, haciéndolos de más largo plazo, sin que tengan un impacto inmediato en nuestras operaciones, en nuestro costo.

BNamericas: No han tenido problemas con concesiones ni con permisos, pero muchas veces, para las siguientes etapas, se tienen que hacer ampliaciones de permisos con la Semarnat. ¿Qué permisos de este tipo estarían pendientes en su caso?

Rodríguez: El único permiso que nosotros tenemos pendiente en todas nuestras concesiones, tanto para explorar como para operar, es el de un proyecto de depósito de jales al interior de uno de los tajos que ya agotamos, que es el tajo Guajes. Ese permiso está en proceso de evaluación actualmente por la Semarnat.

Tenemos los permisos de exploración ambientales para explorar y, conforme se vayan ampliando nuestras actividades de exploración, vamos a seguir solicitando permisos de exploración.

Pero permisos ambientales críticos para nosotros, no tenemos ninguno. Tenemos lo que necesitamos para seguir explorando y para operar.

BNamericas: ¿Qué expectativa tienen con respecto a las denuncias sobre la aplicación retroactiva de la nueva legislación minera al momento de tramitar permisos y los retrasos que persisten en su entrega? ¿Cómo puede afectar esto al sector minero mexicano y qué se debería hacer?

Rodríguez: Nosotros no estamos solicitando permisos nuevos. Nosotros tenemos una autorización en materia de impacto ambiental que hemos venido modificando y eso, a ojos de la autoridad, tiene un nivel de riesgo muy bajo, porque no estamos cambiando ni el uso de nuestras operaciones, ni el sentido de nuestras operaciones.

Son únicamente modificaciones internas o ampliaciones de nuestras operaciones. Entonces eso, a ojos de la autoridad, nos ayuda. Para nosotros no ha representado un problema este tema regulatorio.

¿Qué deberían hacer otras empresas? Yo creo que la comunicación con Semarnat debe ser estrecha, deben tocar la puerta, deben exponer los proyectos con claridad, con claridad técnica y empezar a construir una narrativa diferente.

BNamericas: ¿Qué debería contemplar la reglamentación que se está redactando para la nueva legislación minera que entró en vigor en mayo? ¿Qué debería incluir para que este problema con los permisos y la exploración, por ejemplo, no afecte el crecimiento de la industria? ¿Qué debe hacer México en este sentido como gobierno para que la industria siga creciendo?

Rodríguez: Si tú observas lo que dicen cada una de las leyes, en realidad no es un problema de regulación, es un problema de cómo ha sido vista la industria minera. Al final del día, la ley en esencia no ha cambiado, sigue siendo la misma, salvo algunas cláusulas pequeñas de algunos ajustes.

Pero es cómo ha sido vista la industria minera, con un poco de más recelo, y eso no ha permitido que el proceso de permisos fluya como debe de fluir. Yo creo que ahí está el problema, no es un tema de regulación, porque cuando uno mira la regulación a detalle, no ha cambiado en esencia, sigue siendo la misma. la visión que se tiene actualmente de la industria, esa es la que ha cambiado.

BNamericas: ¿Qué necesita México para reactivar la exploración —que denuncian está paralizada— y no perder su oportunidad de ser proveedor de minerales críticos para la transición energética?

Rodríguez: Creo que la exploración minera no le hace daño a nadie. Hay que empezar por eso. Le trae muchas cosas positivas al país, como el incremento de recursos, de reservas. La exploración genera empleos donde nadie más va, porque normalmente tú vas, inviertes millones de dólares en la sierra de Sinaloa, en la sierra de Chihuahua, en la sierra de Guerrero, en la sierra de Durango, donde ninguna otra industria va a ir.

Creo que en la medida que se observe la valía que tiene la exploración y que hacer la exploración no significa tener una mina… Sin embargo, estamos dejando ir una gran oportunidad de inversión en la exploración.

BNamericas: Pero en la nueva legislación quedó establecido que ahora es el Servicio Geológico Mexicano (SGM) el que tiene la exclusividad de la exploración, mientras la industria señala que eso es lo que está frenando en parte la actividad. Por eso la pregunta sobre qué debería hacer México.

Rodríguez: Yo creo que eso tiene que cambiar definitivamente, entrar a la libre competencia, al libre mercado, como lo dictan los países de primer mundo.

Fuente: BNamericas

Editorial

Publicado hace 7 meses

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.