Americas Gold and Silver pretende volver a la plena operación en su mina mexicana Cosalá luego de un bloqueo que se ha extendido por 16 meses.

La compañía señaló que confía en que la explotación se reanudará en el presente trimestre tras los esfuerzos de sus representantes mexicanos y varias autoridades del Gobierno Federal para establecer un acuerdo marco que permita el regreso seguro del personal al activo que produce principalmente plata en el estado de Sinaloa.

Clave ha sido el compromiso del gobierno estatal con sus homólogos federales para apoyar una solución al bloqueo, dijo Americas Gold and Silver en su informe de resultados del primer trimestre.

“Suponiendo que se cumplan las condiciones acordadas y la legislación pertinente, la compañía anticipa el reinicio y la plena operación minera el 3T21”, agregó.

El alza de los precios de la plata permitirá que la compañía apunte a minerales de mayor ley de plata en la zona alta de San Rafael y avance con el proyecto EC120, manifestó la minera.

"La explotación en estas áreas ricas en plata (...) aumentará significativamente la producción argentífera a más de 2,5 millones de onzas anuales en los años posteriores al término del bloqueo", comentó la compañía.

Los comentarios se conocen tras un llamado la semana pasada de la secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, para que las partes resuelvan sus diferencias en conversaciones mediadas por el gobierno.

Americas Gold and Silver recaudó CA$12,5 millones (US$10,3mn) en la emisión de bonos convertibles el 29 de abril en previsión a la reactivación de Cosalá.

ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

Cosalá, que incluye la mina San Rafael, fue paralizada en enero de 2020 cuando un grupo de trabajadores bloqueó el acceso al sitio.

El sindicato nacional minero SNTMMSSRM ganó una nueva votación sobre la representación sindical en septiembre. La agrupación tiene de líder a Napoleón Gómez, aliado del presidente Andrés Manuel López Obrador y senador del partido oficialista Morena.

Sin embargo, Americas Gold and Silver, con sede en Toronto, rechazó la votación bajo el argumento de que se llevó a cabo en medio de amenazas e irregularidades y decidió no reiniciar las operaciones.

Una demanda clave de la empresa ha sido la destitución de un dirigente sindical que, según afirma la compañía, ha presentado demandas ilegales a la empresa, como el control de los contratos de transporte.

Fuente: BNamericas