La industria minera del mundo tiene una hoja de ruta de innovación 4.0 en la cual enfocarse los próximos años.

En entrevista con Bnaméricas, Juan Jara, director del programa público-privado Interop creado por la corporación de transferencia de tecnología Fundación Chile para acelerar la digitalización minera, sobre los desafíos actuales y lo que depara el futuro.

Entrevistador: ¿La crisis de salud ha acelerado la adopción de nuevas tecnologías en las empresas mineras?

Jara: La pandemia nos ha obligado a utilizar las herramientas que teníamos para hacer teletrabajo, por ejemplo. Pero las empresas se dieron cuenta de la necesidad que existe y la posibilidad de poder trabajar de esta forma. Antes había mucha reticencia por parte de los trabajadores para implementar nuevas tecnologías, y de parte de las empresas para funcionar como funcionan ahora.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

Entrevistador: ¿Cuáles son los principales desafíos para integrar nuevas tecnologías en la industria minera chilena?

Jara: El principal problema es cómo se usan estas tecnologías. El desafío no es tecnológico sino humano.  Es necesario cambiar el switch a una visión integrada en lugar de preocuparnos por hacer bien sólo nuestro trabajo. Se necesita un cambio organizacional y en las personas.

Entrevistador: Entonces, ¿la hoja de ruta 4.0 presentada recientemente debe aplicarse primero para lograr un cambio de mentalidad?

Jara: En la hoja de ruta existen cuatro núcleos habilitantes que deben ocurrir lo más pronto posible, porque permitirán que los núcleos traccionantes (los que afectan al negocio) ocurran exitosamente. Tenemos digitalización, ciberseguridad, capital humano y licencia para innovar. Estamos actualmente en la etapa de digitalización y el desafío allí es ordenar cómo lo estamos haciendo; para eso se necesitan estándares de operabilidad.

Luego tenemos también el capital humano y lo que representan las nuevas tecnologías. Existe el error de pensar que la digitalización acabará con puestos de trabajo y no es así. Vas a necesitar más personas, pero personas más especializadas

Entrevistador: ¿Las empresas que ayudaron a construir esta hoja de ruta son conscientes de eso?

Jara: Las mineras están conscientes de que deben hacerse cargo desde hoy del cambio en la operación y en la implementación de nuevas tecnologías, están conscientes de que se necesita infraestructura y de que es necesario digitalizar. Las empresas proveedoras, por su parte, están de acuerdo con eso porque obviamente les ayuda al desarrollo de sus iniciativas.

Entrevistador: Empresas, instituciones e incluso autoridades hablan de la falta de vínculos entre mineras y proveedores. ¿Cómo podría resolverse esto?

Jara: Allí es necesario separar entre proveedores extranjeros y nacionales. Los proveedores nacionales necesitan que la brecha se iguale, que las mismas reglas apliquen para todos.

Es necesario definir un estándar de interoperabilidad que permita a cualquier proveedor generar un producto que se conecte a todos los sistemas.

El gran problema que tiene la minería hoy día para dar el salto a la digitalización es la falta de interoperabilidad.  Hay muchas tecnologías, pero cada uno funciona a su manera y eso limita la productividad.

Es necesario salirse de la caja y mirar todo el panorama

Entrevistador: ¿Cuándo podría toda la industria minera estar innovando?

Jara: Las compañías mineras, por separado, apunta al mismo objetivo. Lo que pasa es que efectivamente no hay instancias donde todos se pongan de acuerdo. Yo creo que están las herramientas, en Chile tenemos instituciones que promueven la innovación, tenemos organismos que podrían empujar esto, pero hay que hacer un esfuerzo mayor para que esto ocurra.

Entrevistador: ¿Este esfuerzo mayor podría ser alguna iniciativa convocada quizás por el gobierno?

Jara: Sí. Esas convocatorias son efectivas y esta hoja de ruta es un ejemplo de que sí se puede.

Entrevistador: ¿Cuál es el siguiente paso de la hoja de ruta 4.0?

Jara: La hoja de ruta 4.0 es un consenso de la industria, un mapa de navegación, pero cada empresa debe adaptarlo a su realidad. Tanto proveedores como empresas mineras tienen procesos y objetivos distintos, algunos pueden apuntar a la sustentabilidad y otros a la integración digital, por ejemplo.  Hay que trabajar con cada empresa y con cada proveedor creando una subhoja de ruta.

Nosotros, como Fundación Chile e Interop, invitamos a las empresas a que nos hagan parte de su hoja de ruta. Tenemos una herramienta que nos permite diagnosticar el nivel de madurez digital o interoperabilidad, y con eso podemos hacer una pequeña hoja de ruta con desafíos concretos respecto a lo que ellos necesitan para avanzar.

Fuente: BNamericas

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera